KARLA CAMPOS |

Glee_hand_logo

El próximo viernes 20 de marzo termina una de las series de comedia musical más famosas de los últimos años: Glee. La fórmula que comenzó en 2009 llega a su fin tras varios tropiezos que han nublado su éxito inicial, siendo el más importante la muerte de su protagonista masculino, Cory Monteith (Finn Hudson) en 2013 a causa de una sobredosis de heroína y alcohol.
 
La historia central de Glee narra las peripecias de un club de canto en una escuela de Ohio, dicho de paso, uno de los estados más conservadores de la Unión Americana. Con una primera temporada que dejó encantado al mundo entero por la frescura de sus personajes y el rescate de algunas canciones clásicas, la serie de Ryan Murphy (Nip/Tuck, American Horror Story) se coronaba como una alternativa en televisión que le daba la vuelta a los tradicionales personajes de las preparatorias. 
 
Así, la inmaculada porrista y presidenta del club de celibato, Quinn Fabray (Dianna Agron), queda embarazada de Noah Puckerman (Mark Salling), el mejor amigo de su novio, Finn Hudson, quien es capitán del equipo de fútbol. Este chico, lejos de ser el líder que molesta a los más débiles, también tiene una pasión: la música. Esta aliada, que le provoca problemas con su círculo social cercano, también lo lleva a quien sería el amor de su vida.
 
Rachel Berry (Lea Michele) es una diva o por lo menos, eso cree ella. Sus desplantes e impresionante voz la convierten en el personaje central de la trama y durante la serie se debate entre su carrera, sus inseguridades y el amor que siente por Finn.
 
La entrenadora de las porristas, Sue Sylvester (Jane Lynch), es la perfecta villana de esta serie y a través del tiempo podremos percibir que no siempre es tan mala como quiere hacer creer. Su principal objetivo es terminar con “Nuevas Direcciones”, nombre que da al grupo su entrenador, Will Schuster (Matthew Morrison) y algunas de las escenas más divertidas son a cargo del personaje interpretado por Jane Lynch. 
Glee-season-2-ep-1
 
En la segunda temporada, Glee se convierte en el estandarte de la comunidad gay, representada por Kurt Hummel (Chris Colfer) y Blaine Anderson (Darren Criss), y posteriormente por Brittany S. Pierce (Heather Morris) y Santana López (Naya Rivera).
 
En esta ocasión, los personajes se enfrentan al bullying, al rechazo, al alcoholismo, a los complejos y desazones amorosos, brindando una visión positiva para superar estas pruebas. Sin embargo, el club a cargo del profesor Will Schuster no logra vencer en la competencia más importante de coros, las nacionales, el objetivo principal del Glee Club a través de las seis temporadas. 
 
Es hasta la tercera temporada, después de más dudas sobre la sexualidad, intentos de suicidio y accidentes automovilísticos, cuando el grupo logra ganar las competencias nacionales y, de acuerdo con un gran número de fans, ese debió ser el final de la serie, la cual se alargó por tres temporadas más.
 
En la cuarta entrega, algunos de los protagonistas pasan a ser artistas invitados y los que se quedan se enfrentan por primera vez al mundo real fuera de su hogar. Rachel y Kurt viven en New York, donde esperan convertirse en actores de teatro musical, a la vez que sufren un amor a la distancia con Finn y Blaine, respectivamente. En esta temporada también se incorporan nuevos personajes que formarán la siguiente generación del club de coro.
Glee-Cast-Season-4
 
Entre la grabación de la cuarta y quinta temporada, Cory Monteith fue encontrado muerto en un hotel de Vancouver. Los estudios post mortem confirmaron que el actor de 31 años había fallecido por una sobredosis. Este fue un duro golpe para toda la producción y los fans de la serie, la cual no pudo reponerse de esta caída.
 
Los nuevos personajes no lograron llenar el vacío del elenco original, que en ocasiones regresaban para episodios especiales; sin embargo, las últimas dos temporadas de la serie disminuyeron drásticamente en audiencia.
 
Con todo, es innegable la importancia de esta serie, la cual llegó a romper con paradigmas e incluyó a todo tipo de personajes en sus filas, sin importar sus preferencias sexuales, condición física o nacionalidad. Asimismo, unió a generaciones con música nueva y de otras épocas interpretada por su talentoso elenco, el cual también se presentó en importantes escenarios.
 
Ante estos hechos y en medio de música, Glee se prepara para su final, el cual, en palabras de sus productores, dejará contentos a la mayoría de sus fans y será un homenaje para aquellos que han seguido los sueños de los protagonistas.

Comentarios

comments