Me sentía un poco escéptico al leer el encabezado de la noticia en algunos otros portales de cultura geek -que obvio, no se comparan con la fregonería del sitio que El Vortex- y he de admitir el concepto sonaba interesante: Para celebrar el Batman Day, se mostraría la Batiseñal en la CDMX.

Ahora, debo admitir que no pasé de los encabezados y que no me enteré al 100 del plan que estaban tramando Warner Bros y DC, pese a que incluso recibimos un correo al respecto de parte de su agencia que dictaba lo siguiente:

Información que cura, información interesante, información que -clásico- obviamos porque cuando escuchas “Van a proyectar la Batiseñal” lo que imaginas es esto:

El consciente colectivo generado por -nada más que- los comics, las películas, las series animadas, los videojuegos y simplemente cada vez que la Batiseñal es mencionada o exhibida nos ha generado una muy constante y definida imagen de que es una proyección opacada de un murciélago contra el cielo nocturno -convenientemente siempre nublado- de Ciudad Gótica (o Gotham pa los cuates). En fin, la cuestión es que algunas son las cosas que uno imagina respaldadas por esta mencionada constante icónica, y otras son las que nuestra realidad al parecer permite y las que los mercadólogos de Warner nos traen:

Al respecto hay dos observaciones que quiero realizar, no desde el punto de vista de un geek amargado (aunque suelo serlo) ni de mexicano cínico de su sincretismo (de lo cual también peco):

Primero, sobre y baste decir que esa velada me encontraba yo junto con fácil otras mil personas en la explanada que se encuentra enfrente de la Estela de Luz (o la “Suavicrema” pa la banda chilanga), esperando ansiosos que dieran las 8 de la noche para ver ese mágico momento en que un logotipo tan propio de nuestra identidad friki alumbrara el cielo… momento que nunca llegó sino hasta que poco a poco la gente comenzó a retirarse del lugar para caminar sobre Reforma porque la proyección estaba siendo apuntada hacia un costado de un edificio:

Mientras las personas que estábamos en la Suavicrema be like

 

Posteriormente supe que de hecho esa misma proyección se realizó contra muchos otros edificios icónicos alrededor del mundo (lo cual me habría enterado si hubiera leído el boletín de prensa que mandaron, mea culpa); sin embargo no dejo de pensar no sólo en la oportunidad perdida que fue no aprovechar precisamente el cielo nublado de aquella noche sino… que básicamente es un travestimo en sí desde un inicio que la idea no fuera proyectarla hacia el cielo. Admito que tal vez requeriría mas… energía, un foco mas grande, ¡ciencia! o que se yo para hacerlo posible pero… habría sido algo más especial, algo mas fiel al personaje… en fin, algo más memorable para los fans sin que esto los exhibiera como personas a las que “no les gusta nada” ante los ojos de las personas que “con cualquier cosa se conforman”.

Lo segundo que deseo comentar es lo siguiente: cerca de 30 mil personas se dieron cita aquella noche a mirar este “espectáculo”, forzando a que se cerrara la circulación de la avenida Reforma por varias calles, pues eran demasiadas las personas que querían tomarse selfies, fotos o videos de tremendo logotipo siendo proyectado contra un edificio.

Neta, decir que apenas y se podía caminar en una Avenida de 10 carriles es poco.

Por una parte me da un gusto tremendo que tanta sea la ‘fanaticada’ de frikis, no tan frikis y ‘frikis de closet’ que se animaron a asistir a ver una luz en el cielo o contra un muro o simplemente a ser parte de un evento dirigido a los fans de un personaje de comics y cine… Pero por otro lado me desconcertó un tanto que en verdad tanta gente se arremolinara para tomar tantas fotos, en vivos, y miles de fotografías y horas de video de, eso, una proyección contra un muro.

No es por menospreciar la capacidad crítica de las personas, o de nosotros como sociedad, ni su capacidad de asombro ante algo que a mi parecer pecó de sencillo y conceptualmente erróneo. Simplemente siento que es de llamar la atención que en una de las ciudades más bulliciosas y con tanta pero TANTA oferta cultural entre teatros, cines y lugares que conocer. Algo tan absurdo como la imagen proyectada por un foco, haya hecho que tantas personas como las que caben en un estadio, se quedaran más de una hora celebrándole.

En fin, esos son mis dos centavos al respecto. Me gustaría saber su opinión en los comentarios.

 

Comentarios

comments

COMPARTIR
Artículo anteriorEntrevista con AKrCos
Artículo siguienteRide Your Wave: Juntos en el mar|Reseña.
Aunque Jagr y JagrDemon son entes diferentes, la calamidad los ha obligado no solo a compartir el nombre (lo cual no es tan malo pues los hace tocayos), sino también la cuenta de El Vortex. Uno, un friki con aires de todo conocedor de cine, comics y videojuegos; el otro un viajero interdimensional con la boca llena de anécdotas y la sangre de vodka.