Olivia Wilde. Estoy convencido de que habrán escuchado el nombre de esta bellísima actriz antes, pero déjenme refrescarles la memoria. Recordemos su papel en Tron: Legacy como Quorra o en aquella comedia de Ryan Reynolds y Jason Bateman Change-UpSi fueras yo, como se le conoce acá en nuestro México querido─, como Sabrina Mccay, o bien, si ninguno de estos personajes te suena, estoy completamente seguro de que la recordarás como Trece en la inigualable serie House M.D., mejor conocida como Dr. House

Ahora nuestra querida Trece debuta como directora de esta eh… “nueva” comedia llamada Booksmart (La noche de las nerds). Y se preguntarán por qué pongo la palabra nueva entre comillas. Bueno, antes de que les conteste, y para no romper la tradición, veamos de qué va esta peli.

Sinopsis (Cortesía de FilmAffinity México):

Dos excelentes estudiantes y grandes amigas, Amy (Kaitlyn Dever) y Molly (Beanie Feldstein) en la víspera de su graduación de preparatoria, de repente se dan cuenta de que podrían haberse esforzado algo menos en clase y haberse divertido más. Así que deciden hacer algo al respecto para compensar tanto estudio y tan poca diversión: recuperar los años perdidos en una noche loca.

Lo Bueno

La mayoría de los personajes secundarios son muy bien utilizados en todo momento, cada uno tiene su momento para brillar frente a la cámara, además de que brindan muy buenas actuaciones.

La química entre las protagonistas, Kaitlyn Dever y Beanie Feldstein, es muy buena y sus actitudes opuestas dan pie a varios momentos hilarantes.

Olivia Wilde se arriesga con un poco de experimentación cuando hay momentos de alucinaciones debido a las drogas y honestamente es un momento muy divertido y de cierta forma queda bastante natural con lo que ocurre en dicha escena.

La forma en que manejan la sexualidad de una de las protagonistas es buena ya que es bastante natural y no hay a cada rato un remarco de que dicho personaje pertenece a la comunidad LGBT como en muchas otras películas que presentan este tema.

Tiene un balance entre comedia y drama, cuando hay momentos graciosos hay veces en las que no paras de reír por lo hilarante que es y cuando hay momentos serios y algo tensos llegas a quedarte sin palabras por lo intensos que llegan a ser.

Lo Malo

Hay tres personajes secundarios que llegan a ser demasiado desesperantes, dos por lo sobreactuado y exagerado respecto a su sexualidad y el tercero por ser extremadamente excéntrico y llevar su papel de niño rico a niveles descerebrados que, en vez de dar gracia, dan pena ajena.

Hay muchos momentos y chistes que comienzan siendo divertidos pero constantemente los vuelven a utilizar en otras escenas y pierden su gracia, al punto de ser estúpidos.

La película es casi una calca de Supercool, la temática y los protagonistas son similares, un par de disputas entre ellos son casi idénticos, y lo que definitivamente es igual (aunque Olivia lo niegue) es cuando ellas se pelean, no les diré de qué es la pelea para no spoilear pero cuando la vean se van a acordar de mí.

Veredicto Final: 6.9 Palomera / Decente

Esta película es recomendable para mayores de 15 años por los temas de drogas, alcohol, lenguaje vulgar y escenas sexuales.

A pesar de no ser una película destacable Olivia Wilde hace un buen trabajo al conseguir un gran cast, meter temas relacionados con la comunidad LGBT y una historia interesante, a pesar de su monumental similitud con Supercool.

Creo que, para ser su primer trabajo como directora, no está mal pero pudo ser mejor. Esperemos que en futuros proyectos aprenda de estos errores y siga arriesgándose a experimentar.

 

Comentarios

comments