MetalWarrior

¡Bien, ladrón! Te huelo y te siento. Oigo cómo respiras. ¡Vamos! ¡Sírvete de nuevo, hay mucho y de sobra!
— Smaug en
El Hobbit.

Después de un largo año, por fin se estrenó la segunda parte de El Hobbit, titulada La Desolación de Smaug, la cual continúa con la aventura de Thorin Bilbo y compañía en su búsqueda por recuperar Erebor del dragón Smaug. Spoilers a continuación.

Antes de proseguir, es importante hacer una distinción entre las películas y el libro. Desde el primer momento de Un Viaje Inesperado (“My dear Frodo…”), Peter Jackson, Fran Walsh y Philippa Boyens comenzaron a desviarse de la trama de la obra de Tolkien, moldeándola a su antojo para mostrar su propia visión de la historia; a pesar de esto, todavía se podía reconocer el trabajo del escritor británico debajo de todas las alteraciones sufridas. En La Desolación, lamento decirlo para quienes son puristas, la esencia misma del libro se perdió por completo. La película es entretenida y nos deja con ganas de ver la tercera y última parte, pero no merece llamarse “El Hobbit”, aquellos que esperen ver con ansias alguna parte del libro retratada en el filme muy posiblemente se decepcionarán terriblemente.

hobbit 2 poster

La Desolación de Smaug nos lleva más allá de las Montañas Nubladas. Primero conocemos al cambia pieles Beorn, cuya participación fue muy corta (le quisieron dar una apariencia bestial pero la regaron… se parece a Sonic the Hedgehog), después pasamos por el Bosque Negro —el cual no tiene una atmosfera tan opresiva como uno esperaría, aunque se maneja un ambiente de ligera paranoia— donde vemos muchas arañas además de los elfos, entre ellos Legolas y Tauriel. Posteriormente visitamos la Ciudad del Lago (un remedo de lo que alguna vez fue la Ciudad del Valle) para finalmente llegar al destino prometido: Erebor, la Montaña Solitaria, hogar del dragón Smaug.

La trama en general se desarrolla velozmente, pasando con gran celeridad por los diferentes lugares que nos presenta el filme. El ritmo se siente un poco más rápido en el último tercio de la película, donde la trama ya se ha dividido en tres historias: Bilbo y los enanos en Erebor; Fili y Tauriel en Ciudad del Lago; Gandalf en Dol Goldur. Los eventos se comienzan a intercalar, mostrándonos las aventuras de cada grupo y la situación se torna un poco exasperante por los constantes cortes entre historias, lo cual quiere decir que la película cumplió su objetivo de tener a los espectadores pegados a sus asientos. También existen sus buenas dosis de humor, los enanos siguen siendo divertidos, y más cuando se enfrentan a las adversidades.

hobbit DOS banner

Sobre los personajes, mientras que todos los miembros de la compañía de Thorin tuvieron cierto protagonismo en Un Viaje Inesperado, ahora varios fueron relegados a segundo plano para darle su espacio a Legolas y los elfos del Bosque Negro, así como a los habitantes de Ciudad del Lago; estoy casi seguro de que algunos enanos no dicen nada en toda la película. El que se luce es Smaug, el cual por fin aparece en toda su magnificencia, interpretado por el multifacético Benedict Cumberbatch.

Un aspecto muy débil del filme (y nunca creí que fuera el caso) es la música de Howard Shore. No transmite nada, no provoca ninguna sensación en el espectador, simplemente es un elemento más, indistinguible de los demás. Ignoro como el compositor de El Señor de los Anillos pudo haber cometido semejante tropiezo.

Gandalf

Otro fallo de La Desolación es el CGI. Weta Digital ha tenido años para experimentar y mejorar, pero parecen neófitos en animación, sobre todo con el oro fundido, el cual se ve muy, muy falso, está como para llorar (ya ni para reírse un rato). Hicieron un mejor trabajo con ESDLA.

Ahora los fails, mis reseñas de los filmes de la Tierra Media no serían las mismas sin ellos:

  • ¡Legolas tiene los ojos azules! Aparentemente, al elfo le cambia el color de sus ojos entre El Hobbit y ESDLA, en donde los tiene cafés.
Legolas elf eyes
Y fue inevitable que pensara en esto.
  • Los orcos envenenan a un personaje y se jactan de que ya es “hombre muerto”, pero su veneno es tan efectivo que dicho personaje pasa días sin siquiera sentirse mal de verdad. Ups, hay varios errores de traducción en los subtítulos del filme (al igual que en el previo). Un enano fue herido con una flecha orca, la cual funcionaba igual que una hoja de Morgul. WTF?!
  • El Día de Durin. Ya ni porque Jackson y compañía lo mencionan no se equivocan. En Un Viaje Inesperado se dice que el Día de Durin es “cuando la última luna de otoño y el primer sol del invierno aparecen juntos en el cielo”, pero ese detalle se les olvidó a los realizadores y solo pusieron a la Luna.

Y ahora lo siguiente, llamado:

59-Fuck logic jackson

A Jackson no solo le gusta destrozar la obra de Tolkien, sino también la lógica o el sentido común, incluso desafía a las leyes de la física con sus desvaríos, he aquí a lo que me refiero:

  • Cuando los enanos viajan en barriles, estos no se hunden ni se voltean, por más agua que entren en estos, además de que parecen casi indestructibles, a pesar de los golpes que reciban.
  • En Un Viaje Inesperado, los enanos caen por la trampilla de los trasgos decenas de metros y no les pasa nada. En La Desolación, pasan por varias caídas de agua (en barriles), y de igual forma salen indemnes.
  • Smaug puede olfatear perfectamente donde se encuentra Bilbo, a pesar de tener puesto el anillo único, pero cuando el dragón busca a nueve enanos y un hobbit, ¡no puede olerlos! Mientras más gente haya, menos puede percibirlos la bestia… ¡uno esperaría más astucia de su parte!
  • Un cable que soporta toneladas de peso es cortado con una espada como si fuera de papel. Esos enanos no sabían nada de metalurgia.
  • Un enano “navega” en una carretilla sobre oro fundido. Dejando de lado el hecho de que la carretilla se pueda derretir o no (dependiendo del material con que esté hecha), el personaje en cuestión no se quema con el calor que obviamente absorbe su transporte.
  • El fuck logic más grande y descarado: Cientos o miles de enanos no pudieron hacer nada en contra de Smaug cuando invadió Erebor, pero si solo son nueve, ayudados por un hobbit, le pueden dar mucha pelea.
Smaug
¡Contemplad a Smaug!

El Hobbit: La Desolación de Smaug es una película muy entretenida, medio incoherente por ratos, pero amena al fin y al cabo. Al final, las tres subtramas que maneja la historia no son resueltas, por lo que habrá que esperar un año para ver qué sucede con Gandalf, Thorin, Bardo y los demás. Su servidor es un payaso muy exigente, pero no se dejen engañar, se trata de una buena película y vale mucho la pena ver a Smaug, sobre todo cuando es momentáneamente dorado (Bling, bling, bitches), no se arrepentirán.

Metal Warrior


FICHA TÉCNICA
Título original: The Hobbit: The Desolation of Smaug
Año: 2013
Duración: 161 min.
Género: Fantasía, aventura
País: Estados Unidos, Nueva Zelanda
Director: Peter Jackson
Reparto: Ian McKellen, Martin Freeman, Richard Armitage, Benedict Cumberbatch

Comentarios

comments