Hola, soy Sammael y de vez en cuando veo anime.

Kakegurui, el anime de la waifu apostadora, el anime donde los japos muestran cómo es la versión anime de una adicta a las apuestas y, ¡claro!, no puede faltar el toque ero, porque al final una apuesta es excitante, o al menos esa es la filosofía de la protagonista, Jabami Yumeko.

Toda la primera temporada nos mostró sus habilidades, ganando apuestas, ganando dinero y derrotando a los miembros del Consejo Estudiantil; donde al final su “prima”, Momobami Kirari, actual presidenta de dicho consejo, la tiene en la mira, pues además de derrotar a sus subordinados, le da diversión a la escuela y esa diversión atrae al resto de los “primos” que llegan a la escuela porque Kirari ya estaba oprimiendo demasiado a la familia.

Y así empieza la segunda temporada, todos los “primos” llegan la escuela a tratar de derrocar a Kirari porque la actual presidenta también es la actual líder del clan Momobami. En pocas palabras la jefa de la familia yakuza, y aprovecha las elecciones del Consejo Estudiantil para ofrecer el liderato del clan.

Pero, ¿por qué llamarles yakuza a los Momobami? Durante la segunda temporada nos van presentando a varios miembros de la familia “bami”, los cuales están especializados en negocios o aspectos específicos de la familia, eso me parece una mafia. La primera es Mushibami Erimi y se presenta como parte de la rama que obtiene la información en la familia Momobami; su especialidad es la tortura psicológica, pero esto no es eficaz contra Yumeko, porque la pequeña prota se emociona ─por no decir que se excita─ más con la apuesta contra Erimi, que termina mal gracias a Midari.

Luego toca el turno a las hermanas Inbami: Miri y Miyo, que forman parte de la rama farmacéutica de la familia, y parte de la apuesta incluye fármacos, bien podríamos suponer que esa parte de la familia controla drogas, pero Mary y Riota logran vencerlas y así salvan a Yumeko.

Luego vamos con el mundo del espectáculo y la farándula, porque ¡vamos! ¿qué mafia no controlaría parte de la farándula? Esta parte la representa Warakubami Sumika con su alter ego, la actriz Kawaru Natari, la cual pone a sufrir a Yumemi Yumemite y le brinda una gran diversión a Yumeko, que de paso le da una segunda lección a Yumemi.

La siguiente diversión de Yumeko la proporciona Totobami Terano, que a leguas se ve que es la mayor opositora de Kirari, además de que la siguen el resto de los “bami” a excepción de Yumeko. En la llamada “Cacería del mentiroso” participan también Honebami Miroslava y Obami Ibara, en donde prueban un poco de la locura de Yumeko. En esta apuesta Manyuda, el Tesorero del Consejo Estudiantil, recobra la cordura.

En este punto Kirari está más que encantada con el relajo que ha hecho Yumeko derrotando a varios “bami” pero Sayaka, la mayor fan de Kirari y su secretaria personal, está muy molesta porque piensa que la presidenta está fijándose demasiado en Yumeko y no en ella ─ya saben, a un fan le gusta tener atención─ y por eso Kirari decide enfrentarlas en una apuesta dentro de su patio de juegos personal, apuesta de la cual una vez más Yumeko sale victoriosa y Sayaka entiende el cariño que le tiene Kirari.

La última apuesta es contra Batsubami Rei, una subasta donde Rei piensa que puede ganar incluso teniendo a los “bami” como participantes, pero la Kakegurui es en extremo inteligente y rompe la trampa con una alianza con el enemigo, dando como resultado que la pequeña oruga Rei emerja como una linda mariposa de cabello suelto.

Al final de esta temporada quedan un par de duelos pendientes: Komabami Nozomi contra Momobami Ririka y los enfrentamientos directos de las hermanas Totobami, Terano y Yumi contra Yumeko. Obami Rin contra Yumeko y posiblemente una apuesta entre amigas: Mary vs. Yumeko.

Kakegurui XX es una excelente secuela y me dejó con un buen sabor de boca y con ansia de una tercera temporada animada, la waifu apostadora tiene una buena historia y ahora con los bami-yakuza se hace más interesante. Y aún estamos a la espera de saber si en Yumeko nace un sentimiento además de ser una Kakegurui.

Comentarios

comments