Moonrise Kingdom (o como bizarramente le pusieron en Latinoamérica: “Un reino bajo la luna”) es la más reciente cinta de Wes Anderson, director de cintas medio hipsters como “The Royal Tenenbaums”, “Life Aquatic” y “Fantastic Mr. Fox”; mismo que siempre es importante no confundirlo con Paul W.S. Anderson, director de los churros de “Resident Evil” (como verán, nada que ver uno con otro, pero suelen ser confundidos si sólo mencionan su apellido).

Juego que siempre es más divertido si tampoco los conoces de vista.

Pero hablemos de la joya que es Moonrise Kingdom ¿no la vieron? Pues es en verdad una lástima. Pueden culpar a los complejos de cine en México (o a los complejos mentales de quienes organizan esas ondas) por darle prioridad a media docena de cintas tan intrascendentes como “El maestro luchador”, “Lo imposible” y “El hobbit” en versiones en español, ingles, iMax, 3D, 4DX, etcétera. En fin, no es nada contra [algunas] de esas películas, pero me sorprende y entristece que una cinta como ésta se haya visto TAN relegada, más cuando muchos críticos especializados la consideran candidateable para varios premios Oscar (eso sin contar que podría ganar el Globo de Oro a mejor cinta de comedia). Espero yo que de darse estos escenarios, la “re-estrenen” en aras de que ahora sí puedan verla, razón misma por la que seré más parcial en mis comentarios y evitaré ser spoiler (como quien dice, sí me interesa que la vean).

Moonrise Kingdom trata sobre los jóvenes Sam y Suzy: él es un huérfano antisocial de 12 años, que se ha vuelto un experto campista gracias a ser miembro de los Scouts de Nueva Inglaterra, y ella es una niña de su misma edad y odia a sus padres, sus hermanos, sus compañeras de escuela, y que de no ubicarse la cinta en 1965, seguro habría sido considerada una emo o darketa.

 

 Si, la clásica niña de la que todos los frikis se enamoran en secundaria.

Tras conocerse y cartearse por varios meses, Sam y Suzy se enamoran perdidamente y deciden tramar un plan para escapar juntos y tener una vida nueva, el problema es que ambos viven en una relativamente pequeña isla donde, a las pocas horas de su desaparición, son buscados por las autoridades (Bruce Willis interpretando al jefe de policía), el líder de los Scouts (Edward Norton), toda la tropa de niños scouts que odian a Sam (y que seguramente recelan sea tan galán), y los padres de Suzy (interpretados por Francis McDormand y el siempre querido Bill Murray).

O sea, por ver al menos a 1 de estos 4, debe interesarte esta cinta

Las actuaciones son magníficas, tanto por su sutileza como por los diálogos, y un guión que aunque simplista se entreteje perfectamente con una estética majestuosa, siendo probablemente el diseño de arte de esta cinta lo más destacable. Si bien todo el cine de Anderson (este Anderson) siempre ha tenido estos tratamientos visuales entre lo kitch, lo retro y hasta lo cursi, Moonrise Kingdom no se siente saturada de estos elementos en ningún momento, lo que permite apreciar las profundidades de la trama de estos niños y su amor imposible.

¡Ah que con esta juventud tan precoz!

Entretenida, y con virtudes (y virtuosos) tanto en lo actoral, como en los aspectos técnicos de fotografía, edición, música y demás, Moonrise Kingdom es, sin lugar a dudas, una cinta obligada. ¡OBLIGADA! ¡¿ ME OYERON?! Pues nos habla sobre el primer amor, la necesidad de madurar contra la aprensión de los adultos a tratar a los niños como tales, así como de la melcocha que sueltan dos personas antisociales enamoradas cuando nadie las ve (o sea, pura ternura y nada de cosas morbosas). En resumen, qué bonito es lo bonito, y véanla.

Jagr es un crítico de cine con debilidad por las historias de amor adolescente y los súper héroes (y más cuando estas categorías se juntan). Puedes leer más reseñas suyas favorables y no tan favorables como las que hizo de Lo imposible, Argo, y hasta de Crepúsculo: Amanecer Parte 2.

Comentarios

comments