Terminator: Dark Fate, una nueva entrega de Terminator, ¡vaya sorpresa! (noten mi sarcasmo) no cabe duda de que se rehúsa a “terminar”… y a decir verdad no tiene nada de malo, al menos no está tan sobreexplotada como la saga de Fast and Furious, y honestamente tiene una historia original, un personaje -el Terminator T-800- que forma parte del salón de la fama de Hollywood y buenas películas… o bueno por lo menos las primeras 2 porque las siguientes no tanto. 

Digo, Terminator 3: Rise of the machines tuvo un final bastante mediocre y hasta cierto punto estúpido, Terminator Salvation no es de las mejores pero estuvo decente y entretenida con una historia sólida… Y luego llegó Terminator Genisys la película que le dió en la torre a la saga con una historia boba, destrucción completa del canon y probablemente las versión más bizarra -en el sentido anglosajón de la palabra- de John Connor que se haya visto jamás. 

Pero no se me achicopalen fans de la saga y amantes de las películas sci-fi y de acción porque Terminator: Dark Fate, la sexta entrega de la saga, llegó para exterminar el mal sabor de boca que nos dejó T:Genesys pues es un maravilloso cierre a las primeras dos. Así es amiguitos esta cinta es  la verdadera Terminator 3 -lo cual es un poco triste para T: Salvation– y vaya que Tim Miller (Deadpool) y James Cameron (Titanic, Avatar) se la volaron pues nos entregaron una película fantástica. 

Antes de decirles lo bueno y lo malo, como ya es costumbre en las reseñas de su servidor, veamos de qué trata:

Sinópsis cortesía de Sensacine

Después de los sucesos ocurridos en Terminator 2: el juicio final (1991), Sarah Connor (Linda Hamilton) se verá obligada a luchar del lado de Grace (Mackenzie Davis), una mujer híbrido entre humano y cyborg. De ellas dependerá el futuro de la humanidad, que está gravemente amenazado por un nuevo y poderoso Terminator (Gabriel Luna), recién modificado del futuro. En su camino además recibirán la ayuda del modelo T-800 (Arnold Schwarzenegger).

 

Lo Bueno

Terminator: Dark Fate se toma la libertad de tomar los eventos de las primeras dos entregas como base para esta secuela y la forma en la que lo adaptan a los tiempos modernos es fantástica pues no se siente forzada y no hay nada “políticamente correcto”. 

Las nuevas protagonistas de esta nueva Grace (Mackenzie Davis) y Dani Ramos (Natalia Reyes) son fantásticas, la química entre ellas es fenomenal e hilarante en ocasiones además de ser los sucesores espirituales de lo que fue el dúo de T-800 y John Connor en Terminator 2: Judgment Day.

Las protagonistas verdaderas de Terminator: Dark Fate

Linda Hamilton regresa como Sarah Connor y regresa con todo, no solo se roba la película por lo carismática que es y los momentos más divertidos de la película, sino también porque nos muestran a una Sarah experimentada y madura.

Esta posiblemente sea la última vez que veamos a Arnold Schwarzenegger como el modelo T-800 y si es así se va a lo grande pues es la versión más “humana” del personaje.

El nuevo Terminator es un modelo Rev-9 y este tiene sangre mexicana pues es interpretado por Gabriel Luna y hace un excelente trabajo ya que es brutal, no solo le hace justicia al modelo T-800 de la primer película, sino que es una combinación de este y el modelo T-1000, lo que lo hace un enemigo formidable, extremadamente peligroso y tenebroso.

El villano de Terminator Dark Fate

La película contiene varios flashbacks que explican de forma satisfactoria acontecimientos pasados que nos hicieron llegar a lo que vemos en pantalla y no llegan a ser abrumadores o aburridos, es más te dejan con ganas de saber que más ocurrió.

Lo Malo

Hay un personaje que es completamente irrelevante para la trama que solo es relleno y es el hermano de Dani interpretado por Diego Boneta, pues no hace más que ser una especie comic relief mal hecho.

Gran parte de la película se desarrolla en México lo cual es cool y es una buena representación de nuestro querido país, el problema es que cayó en lo genérico pues hay arte urbano de Frida Khalo (porque al parecer no hay más mujeres mexicanas u otros símbolos igual o más importantes) y a una mascota que sale momentáneamente le  pusieron de nombre “Taco”… chale.

Linda Hamilton y Arnold Schwarzenegger reunidos para Terminator: Dark Fate

Veredicto Final: 8.7  Muy buena/ Entretenida.

Honestamente yo no esperaba nada de esta entrega porque para mí la saga de Terminator después de T:Genisys estaba muerta.

Sin embargo esta secuela me cerró la boca con lo que me mostró en pantalla, dándome a entender de una vez por todas que siempre hay esperanzas para una saga que parecía haber tocado fondo -¿me estás oyendo Star Wars?-.

Se las recomiendo sin duda alguna si son fans de la franquicia o amantes del género sci-fi y acción.

Comentarios

comments