Si eres de los que piensa que la saga tuvo un cierre perfecto con la tercera entrega, tienes que leer esto:

Es cierto, crecimos con la historia de los juguetes de Andy. Pixar lo hizo tan bien que nos proyectamos como el dueño de esos juguetes y es por eso que Toy Story 3 fue el cierre perfecto de esta historia para nuestro niño interior. Pero también es cierto que la historia misma nos dio a entender que hemos pasado la responsabilidad del cuidado de nuestros viejos amigos a otra generación (representada por Bonnie), y esa historia también merece ser contada.

Recuerdos

Para empezar, el filme nos da una breve recapitulación de las entregas anteriores y aprovecha eso para reintroducir a Bo Peep, la pastorcita que conocimos hace 24 años y que ha causado un gran revuelo durante la promoción de esta cinta. Enseguida nos damos cuenta que la historia estará centrada en Woody y no en Forky, como nos sugerían los trailers. Esto último queda perfectamente resumido en la sinopsis:

  • Woody siempre ha tenido claro cuál es su labor en el mundo y cuál es su prioridad: cuidar a su dueño, ya sea Andy o Bonnie. Sin embargo, Woody descubrirá lo grande que puede ser el mundo para un juguete cuando Forky se convierta en su nuevo compañero de habitación. Los juguetes se embarcarán en una aventura de la que no se olvidarán jamás.

Lo bueno

No se conformó: Dicen que “el que no arriesga, no gana”, y Pixar sabía que bien podrían haber dejado la historia cerrando el arco de Andy ─por llamarlo de alguna manera─, pero ¿ninguno de ustedes se preguntó qué seguía para los juguetes? En especial para Woody, que nos ha acompañado desde las primeras escenas del filme estrenado en 1995 y cuyo miedo más grande es ser un juguete perdido.

Perspectiva: A través de la inclusión de nuevos personajes, así como con la reaparición de Bo Peep, se nos muestran puntos de vista diversos que no se habían podido explorar en las entregas anteriores. Esto aporta mucha de la frescura de esta cinta y es lo que marca el desarrollo de la trama.

Animación: Se nota la evolución del estudio. Sus efectos se han vuelto mucho más complejos y, por lo tanto, sus mundos más realistas. El detalle gráfico es simplemente impresionante. Este punto es contundente, no hay nada más qué decir.

La música: El dos veces ganador de un Oscar, Randy Newman, regresa para acompañar a nuestros amigos de manera magistral. Recordemos que fue él quien musicalizó el ya mencionado cierre perfecto para nuestro niño interior en Toy Story 3. En esta ocasión logra ambientar perfectamente el tono de las escenas, lo que ayuda a acentuar la intención de la secuencia que vemos en pantalla. Una conjunción audiovisual muy disfrutable.

Keanu Reeves: ¿O deberíamos decir Duke Kaboom? Al parecer el 2019 está siendo el año de Keanu: película, videojuego, actuación de voz. Por internet abundan artículos en los que nos enteramos cómo se sorprendieron sus compañeros del cast, así como el propio director, Josh Cooley, de lo divertido que es el señor Reeves; y si vas a ver la cinta en inglés, ahora ya sabes de quién es esa voz.

¿John Kaboom, Duke Wick? No, Keanu Reeves.

Lo malo

Segundo plano: Al ser la historia para cerrar el arco de Woody, la película se centra demasiado en él y deja a varios de los personajes que ya conocemos de lado, o al menos ya no con el mismo peso para la trama que, les recalco, se centra en Woody. Obviamente Bo Peep regresa para ser un factor determinante en la cinta, Forky como detonante de la trama y, en menor medida, Buzz Lightyear y Jessie, la vaquerita. Los demás quedan casi en el olvido.

Nostalgia: Ustedes me dirán “¿qué tiene de malo?”, y yo les contestaré “pareciera que nada”. Y es que, siendo sinceros, la película como historia aporta poco o nada nuevo. Su fuerte es la reacción del espectador y lo saben, tanto así que pareciera que quisieron aprovechar cada oportunidad que tuvieron para hacernos recordar nuestra infancia y de paso darnos justo en el kokoro ─el corazón, pues… los feels─.

Doblaje: Afortunadamente regresó casi todo el elenco de voces en español latino. Sin embargo, Carlos Segundo, la voz original de Woody, por cuestiones profesionales no pudo participar en esta cinta y fue sustituido por Arturo Mercado Jr., quien ha estado haciendo el doblaje en los cortos de Toy Story, por lo que si estás acostumbrado a su voz, no notarás la diferencia. Es algo que los que han visto sólo las películas tal vez puedan llegar a percibir.

Lo extraño

Trama adulta: No se preocupen, sigue siendo una película que pueden disfrutar los niños, sin embargo los escritores de la cinta saben bien que el principal target sigue siendo el niño que vio la primera película en el 95 y, por supuesto, explotan este hecho presentando una trama con cuestionamientos filosóficos.

Dudas existenciales: La razón de incluir a un personaje como Forky es precisamente para plantear unas dudas: ¿qué lo hace un juguete?, ¿no ha sido alterado su propósito que era ir a la basura luego de un breve uso? y, sobre todo ¿qué es un juguete sin el amor de un niño?

Suicidio: Tal vez esté exagerando en este punto y es por eso que va en lo extraño y no en lo malo. En la escena en la que Forky salta por la ventana y se deja llevar, podríamos llegar a pensar que se hace referencia al suicidio. Esto va muy de la mano con los puntos anteriores, pues seguramente los niños no logren percibir esto, pero podemos decir que el pequeño desechable niega su existencia como un juguete y busca desesperadamente un escape de en lo que se ha convertido gracias a BonnieQuick reference: algo así como los Meeseeks de Rick & Morty─.

La tienda de antigüedades: Como les mencionada en el punto de la animación, la atención al detalle es impresionante, tanto así que en esta parte la película parece transformarse en una cinta de terror. Es algo que no nos esperábamos, pero que sin dudas logra su cometido y nos brinda un buen momento de miedo.

“Cuota feminista”: Así como en Avengers: Endgame, cuando Spidey es protegido por todas las heroínas disponibles en escena (sólo por citar un ejemplo), hay un momento donde el empoderamiento femenino es mostrado de una manera que se llega a sentir forzada. Entiendo que quieran dar un mensaje positivo y creo que precisamente el reto está en hacerlo de forma orgánica, porque si no, es como una pieza que no encaja. ¿O es que ese es el punto, que lo visualicemos por contraste?

Conclusión

Si eres de los que piensa que la saga tuvo un cierre perfecto con la tercera entrega y no te convencí de ver esta nueva cinta después de todo lo que acabas de leer, no hay problema. Yo también pensé que no era necesaria una cuarta, pero debo decir que me alegra haberme equivocado.

La recomiendo ampliamente pues sus puntos buenos pesan muchísimo más que todo lo malo o extraño que pude haber mencionado. Aprovechen que se acaba de estrenar este viernes 21 de junio. Se la van a pasar muy bien.

Comentarios

comments