Para los que han seguido la filmografía de Mamoru Hosoda sabrán que este director sabe como tocar el corazón de quienes miran sus películas, principalmente porque los temas que aborda nos acompañan en nuestro día a día como pueden ser los lazos sentimentales, que nos conectan de una u otra forma con los personajes que tenemos en pantalla.

Este es el caso de su última obra; Mirai: Mi pequeña hermana, en la que la trama, simple, pero enternecedora nos atrapa con una primicia muy sencilla, pero por la que muchos de nosotros hemos pasado en carne propia, ya sea del lado del hermano mayor, menor o como el padre de dos hijos. ¿Qué pasa cuando un nuevo integrante llega a la familia y rompe con todas las reglas establecidas y nos quitan el lugar que teníamos?, Hosoda lo retrata muy bien, con ese toque de fantasía que tanto caracteriza sus películas.

Una nueva integrante

La primicia es sencilla, Kun, el protagonista y el hermano mayor de la recién nacida, Mirai, esta enfadado porque le dejan de prestar atención sus padres, por concentrarse en los cuidados de la menor, lo que lo lleva a no querer a su hermana por haberle robado la atención de sus papás, incluso llega al punto de pegarle a su hermanita con todo y que es una bebé recién nacida.

Por más que se esfuerce en llamar la atención haciendo berrinches y travesuras no puede lograr que le den la atención que solía tener.

Teniendo como respuesta el regaño de su mamá, pues él es el ejemplo para la bebé y quien la debe cuidar, Kun no quiere, pues eso significa ceder a que tenga ella toda la atención incluso de él.

Sin embargo, algo extraño sucede en su pequeño jardín, el cual funge como una especie de portal que lo lleva a distintos mundos y momentos de la historia de su familia e incluso que le permite conocer a Mirai, su hermanita, en una versión adolescente, la cual le pide ayuda para realizar algunas tareas que pueden afectar en el futuro.

La magia

Como es costumbre en las obras de Mamoru, ésta es una película llena de fantasía, con viajes al pasado y futuro del árbol familiar de nuestro pequeño protagonista, también visitará mundos mágicos que ustedes descubrirán al ver la película, y que Mirai del futuro ayudará a Kun en cada uno de los viajes que realice, los cuales culminarán con una lección que le servirá para alcanzar sus metas e ir aceptando que su hermanita Mirai, llegó para quedarse.

Un viaje que nos llega al corazón

No es para menos que la película haya sido nominada a los premios Oscar y Golden Globes y ganadora como mejor animación en el Festival de Sitges, los ANNIE Awards, los Japan Academy Awards y más recientemente en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG).

Como lo mencionaba al principio es fácil sentirnos identificados con la película, sobre todo si tenemos un hermano en casa, el mensaje que nos da con su culminación es muy importante y ayuda a reforzar los lazos que tenemos con nuestra familia, es muy importante no dejarlos perder por pequeñeces y banalidades.

El doblaje

Gracias a Konichiwa Festival tenemos un doblaje de primer nivel, que es un acierto en cada uno de los personajes, con actores y actrices que nosotros tenemos presentes desde que teníamos la edad del pequeño Kun, (4 años).

Kun – Laura Torres
Mirai – Susana Romero
Papá – Eduardo Garza
Mamá – Cristina Hernández
Yuko – Óscar Flores
Abuelo – Roberto Mendiona
Abuela – Isabel Romo
Bisabuelo – José Gilberto Vilchis

 

Para finalizar la música y las melodías que acompañan al film se acoplan bien en cada momento y destacan lo bueno, malo y fantástico de cada situación, no hay música fuera de contexto y el tema principal de la película es muy pegadizo y nos llena de alegría cuando lo escuchamos.

Los colores y movimientos que podemos observar son muy llamativos y coloridos teniendo como resultado una obra muy vistosa y que se disfruta con la gama de colores que usa, sin caer en una saturación.

No exagero al decir que la película me encantó y si dejé escapar una que otra lagrima con ciertos momentos que te contextualizan antes de que pasen y te encariñas con esos personajes secundarios, por muy mínima que sea su aparición.

Es una película que no deben dejar pasar en estas semanas que estará proyectándose en las salas de Cinepolis de la mano de Konichiwa Festival y que si van acompañados se disfruta muchísimo más, ya que entiendes las situaciones y lo que conlleva cada una porque puede que hayas vivido algo similar con tu acompañante.

Sin duda una película que hay que ver en familia y que debe estar en el estante de películas en casa.
Una aventura que nos recuerda la infancia y nos lleva a un viaje nostalgico.

¿Qué les pareció la película?

¿Alguna vez pasaron lo mismo que Kun?

La cinta estará solamente 3 fines de semana así que no se la pierdan, recuerden que para ver en qué salas de cine estará visiten la pagina de Cinepolis

Se despide su amigable vecino Silux El Aztro

Comentarios

comments