El 5 de julio, día esperado por muchos, pensamos que nuestra forma de jugar Pokémon cambiaría. A partir del lanzamiento de la app el mundo de los gamers cambió, se soltó un bombazo y, admitámoslo, todos jugamos Pokemon Go.

Pokémon Go estaba hasta en la sopa, en programas de noticias, en ese aburrido programa matutino, causando revueltas en Estados Unidos, produciendo accidentes, en El Vortex  hablamos mucho de esta aplicación y el mame no paró. La aplicación nos hizo pasar mucho tiempo en el teléfono, las ventas de baterías portátiles no pararon, los datos se consumieron, los grupos, marchas y encuentros no se hicieron esperar, era increíble ver cómo un simple evento creado por internet juntó a miles y a millones a nivel mundial; el juego unió a las masas bajo tres simples palabras: Valor, Mystic y Spark.

El fenómeno llamado Pokémon Go tuvo su máximo apogeo a finales de julio y todo agosto. Yo lo jugué, mis primos pequeños lo jugaron y hasta sus padres lo jugaron, muchas personas que en su vida habían capturado un pokemon se adentraron a esta aventura; las plazas, centros comerciales y calles estaban llenos de oligofrénicos tratando de capturar un “vamo a calmarno”.

Pokemon Go

El éxito de la aplicación continuó, Niantic y Nintendo parecían los reyes del mundo –más Niantic aunque no lo crean- pero para finales de septiembre algo pasó; las plazas públicas llenas de gente jugando Pokémon Go estaban vacías, los niños volvieron a clases y los eventos creados para esta app cada vez eran menos. ¿Qué pasó? ¿Dónde quedó esa aplicación que prometía mucho? ¿Dónde está aquella amiga que sólo bajó la aplicación por moda o por subir esa foto con su nuevo pokemon? ¿Dónde están todos aquellos “entrenadores”?

El Vortex presenta un top 10 de ¿por qué dejé de jugar Pokémon Go?:

  1. El tren del mame: Muchas personas abordaron este tren con el fin de hacer público su “fanatismo” por los monstruos de bolsillo, un fanatismo impulsado por el popular meme de “vamo a calmarlo”. Todos conocemos a la persona que sólo entró por el starter azul y nunca más volvió a tocar el juego, la persona runner corriendo para eclosionar los huevos y postear en su muro sus 10 kilómetros o al jugador que usaba la realidad aumentada y tomaba fotos para compartirla en redes sociales.
  2. Micropagos: Una de las desventajas de los juegos móviles son los pagos y Pokémon Go no fue la excepción –personalmente hubiera preferido pagar por un juego en concreto sin micro transacciones- los pagos siempre serán una traba de los juegos móviles.
  3. Distancia: en un país donde la delincuencia está a vuelta de la esquina resulta peligroso salir con un iPhone por las calles, caminar 30 minutos para llegar a un gimnasio y caminar 2km para un zubat fueron una de las cosas que me alentaron a abandonar la aplicación.
  4. Prometió mucho y nos dio poco: por dónde empezar… todos recordamos aquel épico trailer que nos hizo gritar “gotta catch´em all”, ¿donde quedó todo lo prometido: batallas entre jugadores, intercambios, batallas en equipos, encontrarse con alguien para pelear y sobre todo los raids? ¿dónde quedaron aquellos eventos prometidos? La compañía Niantic podría ser demandada por publicidad engañosa, pero de seguro en alguna de sus cientos de hojas de términos y condiciones dice algo como: “no puedes demandar a la compañía de ninguna manera legal”. De ese trailer sólo se ha cumplido la captura de pokemones.

  5. No soporte ser parte de una comunidad tan mainstream:  Gracias a los medios de comunicación, a la velocidad del internet y al tren del mame, el fenómeno de Pokémon se expandió muy rápido, todos lo jugaban (mis padres hermanos, primos, el vecino, el maestro, la tía, el abuelo), pero el colmo fue cuando observé un camión lleno de personas jugando, no pensé ser tan casual.
  6. Radar Pokémon: esto viene aunado al trailer de lanzamiento, el cual mostraba a 100 metros que había un Pikachu. Hasta el momento resulta difícil saber con exactitud cuántos metros o cuál es la dirección para encontrar el pokemon marcado.
  7. La escena competitiva: En el momento en que se escribió este artículo ya había gimnasios con un nivel bastante alto y los pokemones de cada gimnasio ya superan los niveles 25. El competir directamente en estos espacios no es una cuestión bien balanceada y pareciera ser sólo un mini juego.
  8. Batería: Para jugar Pokémon Go en un día necesitas mucha batería y datos. Éstos son lo de menos, pero la batería es un problema en un mundo donde cada 15 minutos checas Facebook o vas escuchando música. Un día con Pokémon Go era igual a no tener batería antes del mediodía. Muchos dirían: para eso existen las baterías extras ¿se han puesto a pensar el daño ecológico en los próximos 10 años?
  9. La inminente salida de Pokémon Sun y Moon: si eres de la vieja escuela, prefieres los juegos en consolas portátiles, 3ds es tu bastión contra la invasión de los móviles, sigues la franquicia desde red y blue y no nos dejaras mentir – a pesar de todos los pros, contra e ideas extrañas ya estás esperando un nuevo juego de la serie principal.

  10. Impulsamos el mercado de las compañías móviles: este es un punto algo controversial; gracias a este éxito Nintendo puede convertirse en una compañía 100% móvil y pareciese que a sus primeros dos experimentos les fue muy bien y existen más celulares a comparación de 3ds. El mercado móvil creció mucho, pues Pokémon Go gana 2 millones dedolares diarios –a la fecha- y con el próximo lanzamiento de Super Mario Run podría comenzar una nueva época para la gran N. Esperemos esto nunca suceda y nos sigan sorprendiendo con juegos que marcaron época con historias tan espectaculares, en donde nos podemos sentir orgullosos de decir: “yo pasé el templo del agua, vi el final verdadero de Metroid, peleé junto a poderosos Ike, terminé al 100% el Donkey, y Game Freak me dio una agradecimiento por juntar los 151 pokemones” -Respect-
  11. EXTRA: Monster Ball Go, Satoshi perdiendo la liga y ¿Dónde quedó Pokémon Go Plus?

Quédense conectados para más sobre Pokémon Go, manga anime, vídeojuegos y mucha información friki.

Dejar una respuesta