NANA WIPI |

Si bien en los últimos años las películas, series y caricaturas con temáticas de princesas han intentado empoderar a las protagonistas para enseñarles a las niñas que la vida es más que buscar esposo, la última producción de Disney no fue más que el refrito del refrito.

cenicienta-poster-trailer

Mis expectativas al entrar al cine era encontrar una reivindicación para mi princesa menos favorita de Diney, seguida muy de cerca por Blancanieves. Pero, aunque la versión de Blancanieves se vio opacada por la poker face de Kristen Stewart, incluso esa versión resultó más interesante para mí que Cenicienta. ¿Por qué? Porque, honestamente no propone nada nuevo, NADA, es la misma historia de la niña huérfana que es demasiado amable para defenderse a sí misma, el príncipe que rompe toda regla monárquica para casarse con una chica que ha visto un par de veces en su vida, y de una pareja que, a pesar de no saber nada uno del otro, y que su relación comienza con engaños, se aman profundamente, ¿Les suena? Claaaaro, es la misma película de hace más de 60 años, sólo que con más personas reales y menos números musicales.

La actuación que destaca es la de Cate Blanchett en el papel de Lady Tremaine, la madrastra de Cenicienta. No es el típico villano que busca hacer el mal por el mal. Ella tiene una razón: enviudó dos veces, no tiene dinero y como sus hijas carecen de talento, belleza e inteligencia, era esperado que su única vía para mantener su status quo era unirlas en matrimonio con cualquier pobre diablo rico que buscara una joven casadera.

Si somos un poco críticos, Cenicienta no tenía una competencia leal. Sus hermanastras eran horrendas y ella, en cambio, era bondadosa, bella, valiente, con una voz privilegiada y ¡hasta podía hablar con los animales! Pero ok, ése no es el mensaje de esta película. Éste es muy claro y repetitivo, así que no tiene caso que se los diga porque a los 10 minutos sabrán de qué hablo.

empieza-el-rodaje-de-la-nueva-pelicula-en-carne-y-hueso-de-la-cenicienta-de-disney (1)

Honestamente, a mí no me gustó esta nueva versión, creo que es un retroceso para las temáticas de princesa que nos dio Frozen y Brave; digo, hasta en Princesita Sofía hay más jugo que sacarle, porque se salen de este cajón de la princesa sufrida e indefensa cuya única respuesta lógica es llorar amargamente hasta que, por arte de magia, su vida se arregle. En esta versión de Cenicienta, pareciera que si eres dejado bondadoso y valiente, te irá bien y serás feliz, lo cual no es del todo cierto. ¿Por qué Cenicienta tuvo que aguantar a sus hermanastras y a su madrastra siendo ella la heredera legítima de la casa donde vivían? ¿Por qué no las enfrentó y se dio su lugar? ¿Acaso ella es un ejemplo a seguir? No lo creo.

En fin. Ahora sólo hay que esperar a ver si La Bella y la Bestia es, de nuevo, una historia de una chica con síndrome de Estocolmo. Esperemos que no echen a perder un personaje con potencial como Bella, pero de momento, fuera de aspectos técnicos y visuales (me enamoré del vestuario), Cenicienta no me convenció. Definitivamente, me quedo con la versión de Por siempre Cenicienta, protagonizada por Drew Barrymore.

Si creen que exagero, les comparto este video.


 

Ficha Técnica.

Dirigida por: Kenneth Branagh

Producción: David Barron y Simon Kinberg

Guion: Chris Weitz

Fotografía: Haris Zambarloukos

Vestuario: Sandy Powell

Basada en La Cenicienta de Charles Perrault

Elenco.

Lily James – Ella “Cenicienta”.
Richard Madden – Príncipe.
Cate Blanchett – Lady Tremaine.
Helena Bonham Carter – Hada Madrina.
Holliday Grainger – Anastasia Tremaine.
Sophie McShera – Drizella Tremaine.
Stellan Skarsgård – El Gran Duke.
Nonso Anozie – El Capitán.
Derek Jacobi – El Rey.
Hayley Atwell – La Madre de Cenicienta.
Ben Chaplin – El Padre de Cenicienta.

Comentarios

comments