Por Mina Scarlett.

El pasado 15 y 16 de junio del año en curso, tuvo lugar en Xalapa, Veracruz, la convención ExpoAnimex en su versión “Clásicos”, lugar donde se reúnen todas aquellas personas con gustos particulares por los videojuegos, juegos de rol, juegos de mesa de cartas, anime, figuras de colección y un largo etcétera lleno de folklóricos gustos.

Una de sus principales atracciones son los concurridos cosplayers, aquellas personas disfrazadas de los personajes más enigmáticos de los videojuegos, series, películas, cómics, mangas o animes diversos del mundo, realizando espectaculares caracterizaciones. Es llamativo y exótico visualmente hablando, pero viendo un poco más allá de la caracterización, uno llega a preguntarse “¿dónde se compró ese disfraz?” Y aquí está lo interesante.

expoanimex mina

Una convención también es una exposición de artes plásticas. Mientras que las pelucas y los pupilentes son productos que se pueden adquirir ya manufacturados, la ropa, los accesorios, los adornos, las armas y artilugios no lo son; y en caso de estarlo, se consideran réplicas de colección con precios muy altos, poco accesibles para la mayoría de los cosplayers.

La diversión del cosplay inicia meses antes de una convención, desde que comienzan a soñar a qué personaje quieren caracterizar. Buscan toda la información de él. Lo estudian pieza por pieza y se llegan a aprender de memoria todos los detalles que conforman cada accesorio de su atuendo. Comienzan a imaginar las técnicas que utilizarán para la recreación de tan exóticos accesorios y las pruebas comienzan, la mayoría de veces a base de “ensayo y error”.

expoxalapa-19

Si bien es cierto que puedes encontrar algunos tutoriales en internet acerca de cómo reproducir cierto accesorio en específico, hay miles de personajes, y entre tanta variedad es difícil encontrar todo ya “digerido”, por así decirlo. Comienza el reto personal; no sólo se trata de dinero invertido en los trajes, son horas y horas de arduo trabajo. Aprende a coser quien no lo sabe; aprende a modelar plastilina epóxica quien no sabía ni dibujar; aprende técnica de papel maché, a resanar coches, a tejer, bordar, pintar, termomoldear… y a perder. Vuelven a empezar las veces que sea necesario cuando una persona normal lo abandona. Un cosplayer es su primer juez y reinicia su trabajo tirando el anterior a la basura si él mismo no se encuentra satisfecho con su trabajo.

El trabajo de meses de dedicación, donde personas normales salen con sus novias y novios, de antro, de borrachera, de paseo… los cosplayers lo dedican a la perfección de sus trabajos, con la única recompensa de ir a una convención con el fruto de su esfuerzo puesto encima y convertirse por un día en su personaje favorito.

expoxalapa-4

Este hobbie está cobrando mayor fuerza con los niños y está comenzando a llenar los espacios con actividades también dedicadas a ellos. Pudimos apreciar pequeñitos cosplayers como Kick Ass, Wonder Woman, Gokú, un pequeño Jedi, Batman, etc. Y aquí el reconocimiento es doble y triple para sus padres, por apoyarlos en estos exóticos gustos, por financiarles su disparatado hobbie y hacerlos con ellos. Acompañarlos y estar ahí horas y horas, con algo que podría parecerles aburrido a muerte, pero por la sonrisa de sus hijos, se aguantan. ¡Aplausos a ustedes, papás modernos!

ExpoAnimex Clásicos tuvo entre los cosplayers asistentes a Jeannie de la serie Mi Bella Genio; Felicia, Lilith y John Talbian del videojuego Darkstalkers; Sailor Moon Super Star, Sailor Venus, Sailor Jupiter y Rinni del anime Sailor Moon; versiones femeninas de Mario Bros. y Gokú; Sakura Card Captor, Van Helsing, Mazinger Z, Batman, Spider-man de las series animadas homónimas y Emma Frost de los X-Men; Devastador de Transformers, Chun-Li de Street Fighter, troopers de Star Wars, entre muchísimos más. Un desfile interminable de ingenio y talento.

“¿Tú hiciste tu cosplay?” Le pregunté a Biry Bake Neko, quien caracterizaba a Card Captor Sakura, y ella humildemente contestó ligeramente apenada con un sí, que lo había hecho a mano porque no sabía coser a máquina y señaló los detalles de las puntadas de su vestido, todas pequeñas y parejitas. Desde el sombrero, la blusa, el vestido, las alas, los zapatitos, las medias y el báculo. Se le veía emocionada y feliz.

ExpoAnimexClasicos by Jinka 13

Más adelante me encontré a Axlord caracterizando a Yunkel, personaje del anime Dragon Quest. “¿Cómo pegaste todas las piezas?” Le pregunté, y él riendo contestó que con kilos y kilos de silicón. Y no dudó en mostrarme las “juntas” o las articulaciones de su armadura, donde debajo de las placas de estireno pintado tenía fommy grueso, unido por capas reforzadas de silicón. ¡Todo un ingenio! Una armadura que le permitía moverse libremente.

Todavía más adelante me encontré a Joker, en su traje de reo del Asilo Arkham. Maquillaje realizado con pinturas al óleo y labial rojo… Su ropa costurada por él mismo, con botones de presión, así que le pregunté “¿y los botones se los llevaste a poner?” Contestó riendo que sí. Lo que escapa a muchas personas es que para poner esos botones se necesita una máquina especial y que implica un costo elevado el estar adquiriendo absolutamente todo, cuando puedes ir a las peleterías y ahí mismo te ponen los estoperoles como quieras o los botones en este caso. No pude dejar de notar que sus guantes que eran como una segunda piel, tenían textura de globo. “¿Qué tela es?” Pregunte intrigada. “Likra” contestó, de la que cuesta noventa pesos el metro… Puse cara de espanto.

ExpoAnimexClasicos by Jinka 11

Y así de divertido es, ver tantas ocurrencias para traer a esta realidad los personajes animados y de televisión. No siempre quedan perfectos, pero siempre se pueden mejorar. A veces no te puedes mover, dicen otros. Como la imaginación no tiene límites, si lo puedes imaginar ¡lo puedes hacer! Te queremos ver con un espectacular cosplay en la próxima convención.

¡Un abrazo goloso!

Comentarios

comments