El cambio de año nos trajo en Netflix la primera temporada del anime de Hi score girl (Hai Sukoa Gāru).

Este anime, inspirado en el manga del mismo nombre, escrito e ilustrado por Rensuke Oshikiri, habla de la vida de Haruo Yaguchi, un chico obsesionado con los videojuegos que les recordará a muchos sus épocas de “salir por las tortillas” y terminar gastando todo en las máquinas tipo arcade.

 No sólo lo consideraría retro por estar inspirado en el estilo de vida de un gamer de los 90, sino también por el estilo de animación y escenarios poco móviles. Incluye en la animación escenas de gráficas de los videojuegos de aquella época

Por el tipo de historia es un shonen/comedia romántica que tiene un toque harem.

En cuanto a los personajes, a pesar de que siguen un patrón clásico, tienen su encanto. Yaguchi es un chico que está obsesionado con los videojuegos –en especial con Street Fighter, en lo cual concuerdo con él–, le va mal en la escuela ya que se distrae con facilidad y no es popular. Luego conoce a Akira Oono, su rival –cuya relación es más del tipo “amor apache”–, la niña callada, rica, con vida “perfecta”, la mejor de la clase, pero a quien le gusta desahogarse con los videojuegos. Después conoceremos a Koharu Hidaka quien, gracias a nuestro protagonista, le toma un interés especial a los videojuegos.

Es un anime diseñado para crear nostalgia en quienes crecimos en los noventa, ya que se mencionan juegos y consolas de esa época. Y yo le doy puntos por la participación femenil en el mundo de los videojuegos. La trama es ligera, digerible, con episodios cortos de poco más de 20 minutos. La primera temporada cuenta con sólo 12 capítulos.

El opening, New stranger, cantado por las idols Sora Tob Sakana, es una canción alegre y pegajosa con toque de sonidos al estilo de videojuegos. El ending, titulado Afterschool distraction, interpretado por Etsuko Yakushimaru, es más una balada tierna con características de música tradicional japonesa.

Advertiré que es la primera temporada, por lo que el final no es concluyente. Pero tenemos la promesa de saber más a partir de marzo de 2019, con tres capítulos adicionales en forma de OVAs.

En conclusión, este anime vale mucho la pena para recordar la infancia, por los viejos tiempos de los videojuegos y los romances inocentes.


Comentarios

comments