Todos los que disfrutamos con los videojuegos, tarde o temprano nos hemos topado con un título que resulta ser frustrante. Y en contra de lo que podrías pensar, esto no es necesariamente debido a la dificultad, sino también a otros factores, como una mala programación, por ejemplo.

Pero, ¿qué es un juego frustrante? Pues básicamente se trata de un título que incumple con el objetivo principal de una obra de este tipo: divertir. Ahora bien, que un juego sea frustrante, no necesariamente implica que sea difícil o malo.

Por decir algo, títulos que cuentan con una elevada dificultad pueden llegar a frustrar a algunas personas, cosas como los títulos de la saga Dark Souls, Cuphead, Super Meatboy o prácticamente todos los juegos de NES, pero no por ello los catalogaríamos como malos.

Como cualquier actividad, incluso los videojuegos pueden causar frustración

Esto depende, en gran medida, de la habilidad de cada uno, así como de la tolerancia con la que contemos. Y claro, el gusto también está involucrado. Si los juegos de peleas no son lo tuyo, seguramente te sientas frustrado si alguna vez te pones a los controles de uno.

Y básicamente eso aplica para todos los géneros existentes.

Partiendo de esta idea, el sitio Web japonés Inside, realizó una encuesta preguntando a sus lectores cuáles consideran que son los videojuegos más frustrantes que existen, y aquí te compartimos sus resultados en este Top 5:

5. SEKIRO: SHADOWS DIE TWICE (FromSoftware, 2019)

Como producto del estudio FromSoftware, y desde las primera imágenes que se dieron a conocer, todo el mundo sabía que Sekiro iba a tratarse de un juego, cuando menos, difícil. Pero cuando al fin fue publicado, descubrimos que en verdad era más bien brutal.

Sí, los otros juegos de FromSoftware también pueden llegar a ser terriblemente difíciles, sobre todo la primera vez que los juegas, pero en estos siempre había opciones para derrotar a los jefes: como subir de nivel, probar con otra arma o invocar la ayuda de alguien.

La cosa es que en Sekiro no hay nada de esto, y la única forma de progresar es volviéndote muy bueno. Y esto es un problema, porque no hay margen, y si no eres capaz de conectar con sus dinámicas, lo más seguro es que termines abandonando debido a la frustración de no avanzar.

4. GHOSTS ‘N GOBLINS (Capcom, 1985 – al presente)

La saga Ghosts ‘n Goblins, desde sus inicios en arcade, es infame por dos cosas: su elevada dificultad, y el troleo al que te somete en cada una de sus entregas.

Es decir, desde los primeros niveles de cualquiera de sus versiones, te vas a dar cuenta de que es un juego inmisericorde. Y lo que es peor, cuando logras terminarlo, tras fallar incontables veces, te das cuenta de que para ver el final verdadero, tienes que volver a pasar todo el juego desde el principio.

Eso si el juego antes no te regresa algunos niveles porque llegaste a la batalla final con el arma equivocada, como sucede en el primer Ghosts ‘n Goblins, en el que no podías acceder a lo último si no tenías el escudo o la cruz.

Sí, estos videojuegos siempre han sido unos cretinos.

Aun así, hay algo en los títulos de la saga Ghosts ‘n Goblins que te impulsa a seguir adelante, con todo y que no dejas de fracasar miserablemente. Masoquismo, le dicen.

3. DARK SOULS (From Software, 2009)

Parecido a los casos anteriores, nos encontramos ante un juego que es muy duro, y en ocasiones incluso cruel, en el que hasta los cofres de tesoro suelen ser adversarios formidables que pueden acabar con nosotros con un par de golpes.

Quizá la característica más frustrante de esta clase de juegos, es que las “almas” son tanto la moneda del juego, como el elemento que nos permite subir de nivel y así hacernos un poco más fuertes.

El problema es que estas almas se pierden por completo si llegamos a morir, lo que sucede más de lo que nos gusta admitir. Y aunque podemos recuperarlas, el volver a morir hará que las perdamos para siempre. Y que levante la mano quien no se ha quedado sin cientos de miles, o millones de almas por un error.

Sin embargo, no dejan de ser juegazos que tienen mucha confianza en que puedes volverte lo suficientemente bueno como para progresar y llegar hasta el final. Dicho esto, es comprensible que no pocos se sientan frustrados ante estos juegos, pues no son para todo el mundo.

2. RESIDENT EVIL (Capcom, 1996)

De acuerdo con los japoneses, la obra de horror original de Capcom es uno de los videojuegos más frustrantes de todos los tiempos, debido a su dificultad y atmósfera de terror. Lo que no deja de ser un tanto extraño, al existir títulos bastante más complejos y aterradores.

Otros argumentos de los jugadores nipones son los controles de tanque y los rompecabezas, dos aspectos que marcaron varias de las secuelas de la saga que vinieron después.

Por si se da el caso de que no conoces este juego, en él tomas el control de dos miembros de un grupo de rescate de la policía, quienes se ven atrapados en una siniestra mansión poblada por zombis y otros seres grotescos que buscan acabar con sus vidas.

Se trata de uno de los grandes títulos clásicos de “survival horror”, género en el que la acción se mezcla con la gestión de recursos escasos y una atmósfera de horror que siempre te hace sentir indefenso y alerta. De ahí que para algunos pueda ser una experiencia frustrante.

1. UNDERTALE (Toby Fox, 2015)

Y para sorpresa de muchos, este es el título que más frustración provoca según Japón. ¿La razón? Que dependiendo de tu comportamiento durante la aventura, puedes enfrentar al que algunos consideran como uno de los jefes más difíciles de los videojuegos.

Undertel es un peculiar RPG que te da dos alternativas, ir por la ruta pacifista, o la ruta genocida. Y aunque en teoría no debería ocurrir nada según tu selección, el juego te castiga, o reta, también lo puedes ver así; con un enfrentamiento especial que parece ser demasiado para algunas personas.

¿Qué opinas de esta selección de videojuegos frustrantes? ¿Te parece extraña o también la compartes? Puedes decirnos qué juegos te han frustrado en la caja de comentarios.

Comentarios

comments