El mansplaning es el acto de explicar algo sin tener en cuenta que la otra persona puede saber igual o más sobre el tema. Este comportamiento suele darse de forma habitual hacia las mujeres y en la cultura geek es especialmente incisivo.

Entrar al mundo ‘gamer’ siendo mujer se siente como entrar a un bar en los años veinte, con todas las miradas expectantes súbitamente sobre ti. La gente asume cosas sobre tu persona y creen que debes verte o comportarte de cierta manera para encajar en sus ideas preconcebidas.

No es como que sea nueva en esto, empecé jugando Atari desde los 5 años y a los ya 8 jugaba Doom (no juzguen, mi mamá no sabía que era tan violento).

Siempre me gustó todo ese mundo, pero seguía siendo niña, y por lo tanto, se esperaba de mi que prefiriera ver telenovelas que jugar a ‘Carmen San Diego’. Iba en escuela de puras niñas en la que, por desgracia, no tenía con quien hablar al respecto.

Me gustaba ir con mis primos o los hermanos de mis amigas para poder jugar Nintendo; esperaba a que las maquinitas estuvieran libres para usarlas sin que me criticaran o negaran jugar.

El Mansplaning en los videojuegos: de las maquinitas al online

Deberán entender que no pude jugar tanto como me hubiera gustado. Años después, entré al emocionante mundo de los MMORPG, con el terriblemente adictivo ‘World of Warcraft’, bajo el ala protectora de mi mejor amigo quien me entrenó, cuidó y compartió su conocimiento conmigo.

Ahora que pude retomar los videojuegos, me he dado cuenta de una dolorosa realidad: sigue siendo un bar de puros hombres en los años veinte.

Sin la alianza con un hombre y su “protección”, me he topado con cosas que seguramente no les pasan a ellos: desde revelar mi identidad al hablar en los juegos online y que si hago una buena jugada se sorprendan como si fuera algo casi imposible, hasta la cruel condescendencia de que si me equivoco me tratan como si fuera de cristal frágil: “si, pero tu no cuentas”, “vieja tenia que ser” y la grosería del mansplaning.

El Mansplaning (incluso si se usa “sin intención”) denigra las capacidades de una mujer. Es como explicarle a un colega en el trabajo, que tiene el mismo puesto que tu, lo que tiene que hacer, asumiendo que al ser mujer tu no lo sabes.

Así me pasa a mi y a millones de mujeres videojugadoras, es extremadamente incómodo. Podemos fallar tiros como ustedes o tener buena puntería o jugadas buenas y no debería ser motivo de sorpresa o escándalo.

El gaming sigue siendo un bar de puros hombres en los años veinte

Me he encontrado en partidas con puros hombres, que entre ellos no se dicen ninguna instrucción, pero que durante todo el juego me están diciendo a mi qué hacer, teniendo el mismo nivel que yo, o las mismas horas jugadas.

Igualdad de género no es que por ser mujer me traten diferente, que asuman que soy “poser bonita”, que debo de sexualizarme o que soy novata. Conocí juegos mucho más viejos que muchos, solo no tuve la libertad de poder jugar tanto, porque no era normal cuando yo era niña.

Habrá quien no sea bueno jugando, otros serán muy buenos, habrá quien tenga buenas rachas y malos ratos sin que importe si es hombre o mujer. No pedimos que nos dejen ganar o que nos pongan a prueba, queremos que no exista esa categoría de “es una gamer girl”, sólo queremos ser un jugador más.

Deseo mucho que nos abran las puertas al mundo de los video juegos, que nos reciban como iguales. Si ustedes buscan en internet información sobre la presencia de las mujeres en los videojuegos, suelen incluir adjetivos sobre su físico, aunado a menciones como las mejores y más bonitas jugadoras.

Se necesita que exista más participación de nosotras en las competencias, que se nos mida e invite por nuestras habilidades, no por nuestro físico. Quiero que cada vez sea visto como más normal que las niñas jueguen. Y en especial, quiero que no me juzguen o me denigren en los juegos online.

Comentarios

comments