Monsters At Work ya se estrenó, lleva 2 capítulos y si, hoy nos toca hablar al respecto.

Hace 20 años, Pixar sorprendió a propios y extraños con su cuarto largometraje, ubicado en un mundo donde monstruos peludos, viscosos y con múltiples extremidades u ojos se dedicaban a asustar niños para alimentar la energía eléctrica de su dimensión.

La película fue un éxito en todos los sentidos y sólo no ganó el Oscar ese año porque se enfrentó contra la un poco más legendaria y trascendental; Shrek.

Esta fue literal la escena que mostraron en aquellos Oscars cuando perdieron la estatuilla.

No fue sino hasta el 2013 que tuvimos una continuación de este mundo… Y por continuación me refiero más bien a una precuela, que nos narraba la vida de Sulley y Mike en sus años mozos de universitarios.

La película tuvo un éxito muy relativo —comparándola con la primera— e incluso fue completamente ignorada en los premios de la Academia.

Otro buen número de años han pasado y Disney, aprovechando el interés [y necesidad] de tener contenidos originales en su plataforma de streaming, decidió retomar esta franquicia, esta vez a modo de serie.

Con un “nuevo elenco” de monstruos que se relacionan directamente con los protagonistas de ambas cintas, formando así un intento de comedia de situación que —amén de dos capitulo que se han estrenado—, resulta en un producto un tanto desairado.

Pero vamos por partes antes de entregar nuestro papeleo:

¿De qué va Monsters At Work?

Nuestra historia comienza justo después de la caída de Waternoose III, CEO de Monsters Inc; momento en que tanto Sulley como Mike son nombrados los nuevos directores de la empresa.

El dúo tiene que encontrar una solución pronta para lidiar no sólo con los problemas de energía de la ciudad, sino con el cambio de esquema; hacer reír a los niños en vez de asustarlos.

Para este punto, son pocos los monstruos realmente capaces de modificar lo que, no sólo han hecho durante décadas, sino para lo cual han estudiado durante años, es decir, todo su modo de vida.

Monsters At Work

Es precisamente ahí donde entra el protagonista central de la serie: Tyler Tuskmon, un monstruo recién graduado con honores, quién tiene la “suerte” de que es justo durante su primer día en el trabajo, cuando ocurre este cambio de paradigma.

Tyler ahora no sólo es un empleado super capacitado para algo que la empresa ya no hace, sino que es por esa misma razón que termina re-ubicado en la Brigada de Mantenimiento, un grupo de excéntricos monstruos cuya labor es reparar las fallas mecánicas de la fábrica.

Bueno, ¿y que tal los primeros dos episodios?

Antes que nada creo que es importante entender el contexto de la situación y este meme lo resume perfectamente:

Monsters At Work

Dependiendo de cómo te haga sentir esta imagen, es la manera como puedes o no abordar esta serie.

Si no sientes una suerte de pánico al imaginar que de repente un día todos tus estudios, todo tu esfuerzo y el de tu familia, así como las metas y sueños que has forjado durante años alrededor de un oficio, dejen de existir porque dicha labor es obsoleta; entonces es probable que no encuentres irritante y si entretenida la frustración de Tyler.

Monsters At Work

Tal vez incluso encuentres simpáticos a los bastante chocosos y entrometidos personajes que lo rodean, muchos clichés de una oficina burocrática donde cohabitan quienes anhelan subirse a un ladrillo y volverse supervisores, como quienes ven la fraternización con sus compañeros como algo vital para su existencia.

No niego que aprecio mucho la enseñanza que nos dieron las cintas, demostrándonos que aún sin estudios académicos Mike y Sulley llegaron a la cima gracias a su constancia y esfuerzo; tan sólo espero la serie no tome la tangente de “simplemente aprecia donde te ponga la vida y confórmate con tener amigos; aún si eso transforma tus estudios y esfuerzos previos en nada”.

Monsters at work

La otra mitad de la serie —porque al parecer aborda dos tramas que se van interconectando— está enfocada en Mike y Sulley, lo cual podría ser interesante excepto porque sin Buu, Sulley en realidad pareciera navegar sin un propósito argumental; mientras que ambos son dotados por nuevas voces en su doblaje latino que, si bien pertenecen a dos talentazos como son Gerardo Vásquez (la voz de Meowth) y Erick Salinas (el actual Pato Donald), simplemente no hacen ese “click” con las que todos ubicamos de Víctor Trujillo y Andrés Bustamante respectivamente (que como Star Talents que son, probablemente resultaba económicamente prohibitivo recontratarles).

La verdad quisiera esperar más de esta serie, pues aún restan muchos episodios.

Espero por supuesto que los monstruos triunfen (aunque por el epílogo de la primer cinta sabemos que al final lo harán), y ciertamente espero que Tyler logre convertirse en el mejor recolector de energía de la planta en vez de sólo quedarse en Mantenimiento por darle gusto a un par de monstruos.

Monsters Inc > Monsters At Work

¿Qué? ¿Y la animación? Bueno, basta decir que una serie no tendrá el mismo presupuesto que películas con millones de dólares en inversión…

Aún así, si hay algo bueno en la animación de Monsters At Work es que nos hace apreciar el tremendo trabajo que hizo Pixar HACE 20 AÑOS, y nos hace afirmar que Monsters Inc. luce mejor que esta serie.

No es terrible, pero decir que parece cinemática de un juego de PlayStation 3 no es ningún halago. Aún es muy pronto para un veredicto completo, pero sin duda lo visto hasta ahora apenas y nos motiva a continuar observando.

¿Tú ya la viste? ¿Coincides con nosotros? Cuéntanos qué opinas en los comentarios.

Comentarios

comments