ISMAEL MARTÍNEZ |

Rumores. Rumores corren y agitarán siempre las mentes y la imaginación de los lectores/escuchas/videntes de todo el mundo. Rumores positivos, negativos, morbosos, ociosos, malintencionados. Rumores.

Nintendo, la empresa de videojuegos, la corporación dueña de jugosas licencias como Super Mario Bros., Donkey Kong y The Legend of Zelda, la compañía centenaria que comenzó fabricando barajas hanafuda en el siglo XIX, se encuentra ahora en la palestra. Su “nueva” consola casera no se está vendiendo con márgenes agradables, vox pópuli; rumores inundan los medios y hablan de una posible reestructuración, quizá sugerida por su presidente en persona: Satoru Iwata.

El comentario trascendió hace unos días luego de que se diera a conocer que Nintendo había reducido dramáticamente sus expectativas de venta para el año fiscal en curso (a finalizar en marzo del presente): de 18 a 13.5 millones de unidades 3DS; de 9 a 2.8 millones de Wii U; de 118 a 85 millones de juegos (ambas consolas).

Al tiempo que los altos corporativos planean ya una cercana reunión con sus inversionistas, Iwata anunció que en las esferas decisivas se piensa en modificar las estrategias de negocio. De inmediato los magos de las teclas se entregaron a fabular: quizá Nintendo abriría por fin sus muros. Mario tal vez podría jugarse en una plataforma ajena a la gran N. Y, si un juego “de Zelda” será desarrollado ya por Tecmo Koei, bajo el nombre clave “Hyrule Warriors” (¡el horror!), ¿por qué no  pensar en la apertura parcial de la amplia carpeta de copyrights de Nintendo?

Iwata, por supuesto, no tardó en desmentir dichas líneas de pensamiento —“esto no implica que tengamos que llevar a Mario a los smartphones”, se apresuró a declarar. De acuerdo con informes de la BBC, sin embargo, el valor de las acciones de la compañía que preside cayeron un 18% tras el reporte. Y los rumores han inundado la palestra desde entonces.

Ante tanta habladuría, puede escucharse con claridad una pregunta. ¿Por qué no quiere Nintendo “diversificar” su negocio y vender sus juegos (first-party) en dispositivos móviles a cambio de microtransacciones? ¿Significaría esto su retiro definitivo del mercado de las consolas por qué esto sería un problema grave?

satoru-iwata

La respuesta veloz apunta directamente al miedo. Miedo a su público cautivo, a una reacción volátil del mercado y, particularmente, a sus fanáticos veneradores. (¿Alguien se ha preguntado por qué los juegos de Zelda continúan sin actuación de voces?) Nintendo tiene fresco, además, el ejemplo paradigmático de Square-Enix, otra de las grandes empresas niponas que han visto reducido su índice de ventas últimamente (y cuya entrada a los dispositivos “inteligentes” ha acarreado no pocas críticas, muchas de ellas por el gran descuido de las versiones “ligeras” que han sufrido sus clásicos de catálogo).

Así, para Nintendo llegar a los smartphones no significa necesariamente cosechar el éxito financiero, sino sobre todo abonar a la problemática de las malas ventas, una mayor comodidad para la piratería (¿alguien puede olvidar los motivos de Nintendo para descartar la fabricación del chip Kutaragi lector de discos ópticos para su prototipo de “SNES-CD”?) y una pérdida de “jerarquía” entre los jugadores, entre sus jugadores.

No es ocioso comentar también que Nintendo ha sobrevivido principalmente por controlar celosamente la venta de sus propios productos. Si uno mira los títulos que más dinero, más ventas, le han dejado, verá siempre, salvo notables excepciones, el nombre de franquicias exclusivas o internas: Pokémon, Zelda, Mario, etcétera.

Como dijo Iwata: estar en los smartphones no te salva.

En fin. El escritor y periodista argentino Tomás Eloy Martínez solía decir que el rumor es aquel reparo que la verdad se permite antes de revelarse… ¿Será?

Omake

¿Alivio para el frío de invierno? Chuunibyou Ren

| IM | NEET | @KuranesII |

Comentarios

comments

COMPARTIR
Artículo anteriorSmartphones en la vida diaria
Artículo siguientePixar hará versión de ‘Star Wars’
Periodista y editor. Amante de las historietas, los videojuegos y la cultura japonesa. Con un breve paso por el Fondo de Cultura Económica, la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería y Canal 22, se ha especializado en proyectos de difusión de la cultura en medios independientes. Actualmente se dedica al cuidado editorial en Penguin Random House y funge, en sus tiempos libres, como editor de proyectos especiales en revista "MilMesetas", Portal Nómada de Cultura. Es, además, el más reciente recluta del departamento editorial en El Vortex: cultura geek. |