Agents-of-shield-cast

ISMAEL MARTÍNEZ |

Patrick James Rothfuss, afamado escritor norteamericano artífice de la serie Crónica del asesino de reyes, porta una playera negra con estampado blanco en la foto que lo presenta en su página web oficial. La leyenda en su prenda dice, con tipografía y composición que imita a la utilizada para la mercancía de Star Wars: “Joss Whedon is my master now”.

Se presume entonces a Joss Whedon como el autor/productor/director que sustituye en el banquillo del nuevo milenio a la leyenda de los setentas y ochentas: George Lucas, sobra decirlo, padre de Star Wars; el hombre que, en su campo, ha influido en todas las generaciones que lo han sucedido.

Sí, Joss Whedon. El co-autor de Toy Story (1995), el responsable de idear franquicias como Buffy the Vampire Slayer (1997-2003) y Firefly (2002-2003), el artífice de la tragicomedia musical en tres actos difundida vía internet Dr. Horrible’s Sing-Along Blog, y el escritor y director de The Avengers (2012).

Joss Whedon, quien es ahora también productor ejecutivo, co-creador y co-escritor (junto con su hermano Jed Whedon y su cuñada Maurissa Tancharoen, con quienes trabajó, además, en la adaptación de Los Vengadores a la pantalla grande) de la nueva teleserie de Marvel TV y ABC Studios: Agents of S.H.I.E.L.D.

Inserta en el universo cinematográfico de Marvel (uno de varios, el que engloba a Thor, Hulk, Iron Man, Capitan America; y que no incluye, todavía, a la serie Spider-Man ni al espectro X-Men), Agents of S.H.I.E.L.D. nos presenta una idea ya vista en el formato historieta que, luego del abrumador éxito de The Avengers —al día de hoy, la tercera cinta con mayor recaudación en taquilla de todos los tiempos y una cinta que, según la crítica especializada (fandomera y no), marca un nuevo punto de partida para las adaptaciones cinematográficas inspiradas en universos comiqueros— llega en el momento preciso: un trabajo televisivo con la estela de sus padres y abuelos en episodios autoconclusivos con poderosos cliffhangers e importantes cameos. Tal como lo hizo en su momento The X-Files, de Chris Carter, o lo consiguió, brevemente, Fringe, de Abrams, Kurtzman y Orcí.

Luego de cuatro episodios emitidos en la mentada cadena estadounidense (el estreno del episodio piloto aconteció el martes 24 de septiembre y obtuvo la excelente cifra de poco más de 12 millones de espectadores) es posible aventurar un par de aseveraciones.

Agents-Of-SHIELD-new-poster-616x924

Strategic Homeland Intervention, Enforcement and Logistics Division

La serie posee un reparto atractivo y balanceado con actores consolidados y nuevos rostros; personajes de acción, hombres y mujeres de armas o de ciencia. Los conflictos planteados son claros, osados y a pesar de la obviedad en la construcción de sus argumentos pseudocientíficos, ésta se sostiene, resulta interesante.

Quizá la serie tenga sus puntos más débiles en lo “pobre” (valga la expresión) que se mira en CG, efectos especiales, escenografía, animación, dinámica de grabación, logística de producción, etcétera. Y es que después de haber visto obras como The Avengers o Iron Man 3, una producción para TV con un presupuesto humilde (incluso para los estándares que se manejan ya en dicho formato) hace lo mejor que puede reproduciendo efectos de gravedad, incandescencias y demás artilugios visuales tan necesarios para este tipo de producciones.

Además, abusa por momentos de esas (graves) fallas de continuidad o agujeros en la trama que mi padre suele llamar “gringueadas”, las cuales molestarán a los fanáticos de las historietas y la ficción científica. Sin embargo, es justo recordar que el show no es sólo para “fans” y que esas fallas de continuidad alimentan el espectro de lo posible y de lo rentable para el gran público.

Otro pelo en la sopa es el parecido que guarda con el concepto de la franquicia Men in Black, pues maneja la hipótesis cada vez menos certera de “el gobierno nos vigila”, “el gobierno no quiere que sepamos la verdad”, “S.H.I.E.L.D. mantiene el orden e impide que el ciudadano común se preocupe por el día final”, etcétera, al tiempo que resulta, por veces, poco seria y carente de “verdadera tensión” al implicar que las amenazas (el drama) en el programa nunca alcanzarán un cariz suficientemente amenazador como para ocupar un espacio en una película de cine (como se dice en inglés: “a major motion picture”).

Ello puede provocar un peligroso (probablemente deseable para Marvel) estatus de “obra menor” en el espectro de la compañía. En todo caso, es un escenario propicio para que la familia Whedon desarrolle todo su potencial.

shield-4edicion-cover

Por ahora, Agents of S.H.I.E.L.D. es un buen programa que mantiene el estándar estadounidense de producciones televisivas afines, el visto en series exitosas como Revolution, Heroes o Battlestar Galactica. Resulta además un añadido valioso para esa porción del universo cinematográfico “marvelita” y, quizá, una oportunidad para acercar el espectro X-Men al proyecto Avengers. Habrá que estar pendiente y elevar el nivel de exigencia en los episodios futuros, especialmente al respecto de la calidad del guion y en cómo la historia avanza, construye y se comunica con los espectadores.

A esperar, pues, cómo termina su primera temporada. Por lo pronto, en sus primeros episodios, me parece, ha dado batalla en el muy competido espectro televisivo actual.

Omake

La parte que más encomio merece de las adaptaciones como Agents of S.H.I.E.L.D., al igual que varias de las mejores cintas de superhéroes de Mavel (Spider-Man de Sam Raimi; Iron Man, de Jon Favreau; y Avengers del propio Whedon), es que éstas sirvan para que el gran público fuera de Estados Unidos se acerque a las mejores historias en formato historieta que ha creado la casa de las maravillas. Muchas de las cuales, gracias precisamente al influjo de la novedad que producen los acontecimientos fílmicos y televisivos, se imprimen en el país en nuestro idioma.

Así, Marvel México ha tenido a bien publicar (no sin problemas de impresión, muchas veces), volúmenes en ediciones ambiciosas. Quiero ponerlos sobre aviso de la Edición Deluxe del Guantelete del Infinito, un evento corto escrito por Jim Starlin e ilustrado por George Pérez y Ron Lim, quizá una de las historias más importantes de la veta cósmica marvelita y una de las tramas más apasionantes de la narrativa gráfica estadounidense del último cuarto de siglo. En breve: Thanos rules.

| IM | NEET | @KuranesII |

marvel-comics-guantelete-infinito

Comentarios

comments

COMPARTIR
Artículo anteriorNuevo comic de Marvel: ‘Empire Of The Dead’
Artículo siguienteMuere Yanase Takashi, autor de Anpanman
Periodista y editor. Amante de las historietas, los videojuegos y la cultura japonesa. Con un breve paso por el Fondo de Cultura Económica, la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería y Canal 22, se ha especializado en proyectos de difusión de la cultura en medios independientes. Actualmente se dedica al cuidado editorial en Penguin Random House y funge, en sus tiempos libres, como editor de proyectos especiales en revista "MilMesetas", Portal Nómada de Cultura. Es, además, el más reciente recluta del departamento editorial en El Vortex: cultura geek. |