Crackdown es uno de esos juegos que podría clasificar como de culto, casi nadie jugó las primeras entregas; fueron vigentes en el auge y sobreexplotación de juegos de mundos abiertos de la séptima generación, pero había algo en particular con dichos juegos: existían normas, objetivos por cumplir, la destrucción no era parte de la progresión, era un enfoque completamente diferente. Por otra parte, la ambientación del primero es como un L.A. con todo y su toque latino e incluso el doblaje al español latino fue de lo más elogiado (cuenta con algunas voces de Dragon ball Z) el juego resultó ser innovador en ese sentido con una segunda parte con un éxito moderado, se planeó una tercera parte los años pasaron y después de un vaporware eterno, hubiéramos esperado algo mejor.

Nada de lo visto en este tráiler es parte del juego final 

Un poco de historia resumida: un día una empresaria loca después de un sorpresivo ataque bio-nuclear a las principales ciudades del planeta crea una isla de refugiados, pero el poder corrompe a todos y la tierra prometida se convierte en pesadilla cuando los encargados de seguridad, tecnología y mantenimiento se convierten en líderes fascistas y es ahí donde entra  LA AGENCIA para poner orden y justicia a cualquier costo. SPOILER: La narrativa no es lo fuerte de este título.  En la siguiente reseña les diremos lo bueno lo malo y lo meh de Crackdown 3, pero antes de seguir si quisiéramos hacer un fuerte llamado: si desean adquirir el juego, lo hagan por medio del game pass, no gasten su dinero en el juego en formato físico o comprarlo de forma individual en su retail favorito, es preferible pagar 139.00 pesos mexicanos para disfrutar esta experiencia. 

Lo bueno (sí… difícil de creer)

Es algo de la vieja escuela, en una época donde todo es battle royale, multi jugador y experiencias hiper realistas llega un juego sencillo lleno de luces neon y un ambiente distópico diferente a lo acostumbrado recientemente. Crackdown es un mundo el cual nos recuerda a los primeros juegos de mapas abiertos. Por ejemplo no recordaba lo divertido que era ir por el mapa y buscar cositas tan simples como un orbe, manejar sin sentido, bajarte y subirte de un vehículo a voluntad y disparar a todos los enemigos.

Si jugaste el primero (el cual estuvieron regalando previo a la salida del tercero) notaras similitud en los controles y acciones, con algunos cambios por ejemplo ya no es necesario acercarse por completo a los objetos para alcanzarlos, los carros tiene algunas modificaciones, y el agente está diseñado para un juego vertical.

De 2017 a 2019 hubo severos cambios 

El doblaje  es genial, si lo juegas en ingles encontrarás al principio a Terry Crews, lamentablemente será la única parte relevante (salvo el final) donde el actor brillará fuera de los diálogos internos dentro del juego, por otra parte si lo juegas en español latino encontraremos la voz del talentoso Sebastián Llapur (Marcus Fenix de Gears of War) y Carlos Segundo (Picoro de Dragon Ball), este último llega a ser molesto. Se vuelve como una vocecita interna cuyo único propósito es spamearte con sus comentarios, algunos rompen la cuarta pared pero ya para la mitad del juego es molesto, también participa en un rol secundario Humberto Vélez (Homero Simpson). Es un gusto escucharlo, aunque hubiera preferido que su rol fuera más importante para la historia pues resulta irrelevante después de las primeras horas.

La historia te mantiene atento de 6 a 8 horas. Es algo corto pero, debido a su propio árbol de progresión, sabrás cuánto falta para llegar al final.

Lo malo… la espera no valió la pena 

Crackdown 3 en comparación con otros juegos actuales de mapa abierto te decepcionara por completo, no hay una comparativa con algún juego de esta generación, en el sentido técnico queda mucho a deber, los modelos de los NPCs es el mismo, corren de la misma manera, los ciclos día y noche son demasiado estériles, nada de lo visto en los trailers del juego sucede.

¿Recuerdas cuando prometiste un juego con mucho humor, destrucción y Mate? ¡Eso nunca pasó!

Siempre se dijo que el juego tendría un motor de demolición fantástico, sin precedentes y único en su tipo: en el modo de un solo jugador, ¡olvídate  de eso! En pleno 2009 Volicion lanzo Red Faccion Gerrilla, un juego infravalorado. En dicho juego podías destruir  casi todo con instrumentos de demolición, amas, carros y hasta con un pico. Si en  2009 ya existía esta tecnología ¿por qué en pleno 2019 no pudieron implementar algo parecido en Crackdown. En el modo “Zona de demolición” no se puede disfrutar de mucha destrucción. Todo está renderizado y sea cual sea la pared que destruyas se verá de la misma manera: amarillenta llena de colores neón  y explotará sin dejar rastros.

Es el remaster de un juego de hace 10 años 

El juego está lleno de bugs y glitches, en un experiencia personal se me crasheo el juego dos veces; el carro y el agente se atoran entre edificios, los orbes desaparecen y en una ocasión el carro donde iba chocó contra explosivo verde, el carro se atoro en un fábrica y después explotó: Resultado de esto obtuve 3 logros por la altura alcanzada por dicho glitch. Decidí dejar pasar el tiempo y el carro continuaba elevándose hasta que el Xbox one prendió el ventilador (rara vez pasa). Por otra parte las pantallas de carga son extensas y cuando te matan en medio de una batalla contra un jefe llegan a desesperarte.

Lo meh (lo malo 2.0)

El juego es muy vertical, sobre todo la parte central del mapa, parece estar mal diseñado a pesar de la verticalidad del personaje, pero un movimiento en falso y te deja al fondo de la torre central; los desarrolladores parecieron darse cuenta de esto e implementaron un checkpoint. Las primeras veces es retador pero, después de caer muchas veces, resulta frustrante.

Dejando a un lado el doblaje y lo molesto que llegan a ser las recomendaciones del jefe, la música del juego es inexistente, no existe una canción memorable o alguna tonada la cual sientas única del juego, lo mismo con el protagonista después del intro el personaje de Jackson se convierte en un avatar genérico.

Llegando a un cuarto de la historia descubrirás la relación entre la tercera y la primeras entregas. Te sorprenderá cómo se relacionan una banda mafiosa latina con una historia futurista y… el final es algo predecible; si aún existen fans de este juego, personalmente dudo de una continuación de la serie.

Conclusión

El juego se quedó en la séptima generación de consolas, las  mecánicas y modo de juego son atrasadas,  si este juego hubiera salido en Xbox 360 ya tendríamos una Crackdow neo o algo por el estilo y sobre todo adaptado a las mecánicas de juegos de mapa abierto de actual generación,  se siente viejo, si llega ser adictivo eso de estar juntando puntos, orbes, haciendo carreras, disparar a NPCS y sobre todo hacer sentir orgulloso a papá (frase del principio de juego)  pero hubo mucha expectativa, el juego no cumple, si todo el juego se viera como el intro hubiera sido genial, la zona de demolición es un desperdicio, parece ser un agregado como para complementar lo prometido por años: todo será destructible pero no dijimos en dónde y cómo sería esa mecánica. Si implementaran un battle royale posiblemente funcionaría (El Vortex de nuevo dando ideas).

Crackdown nació muerto
Crackdown nació muerto

De nueva cuenta: no compres este juego, mejor gasta en una suscripción de games pass para poder aprovechar de este y otros fabulosos (sarcasmo) juegos de microsoft. Aquí en El Vortex te dejamos algunas recomendaciones de dicho servicio.

Comentarios

comments