Por Tamashi

pat-and-tiffany-silver-linings-playbook-15808-1920x1200

Spoilers time!

¿Cómo sería la relación entre un bipolar y una viuda con pocas habilidades sociales? En Los juegos del destino (Silver Linings Playbook, David O. Russell) vemos la historia de Pat (Bradley Cooper, tan guapo como siempre), un hombre con problemas de salud mental que estuvo ocho meses en la cárcel por haber golpeado severamente al profesor de historia de la preparatoria donde trabajaba su esposa, Nikki, dado que los encontró desnudos en la bañera. A pesar de la infidelidad de Nikki, Pat sigue obsesionado con ella y tiene la esperanza de que algún día volverán a estar juntos. Mientras tanto, debe rehabilitarse, ir a terapia, tomar medicamentos y respetar la orden de restricción que le sentenciaron. Para distraerse, ve partidos de americano con su papá (Robert DeNiro), un amante de este deporte y apostador empedernido, lee novelas que Nikki le dejaba leer a sus alumnos y sale a correr por el vecindario con su pants y una bolsa de plástico encima.

Un día, el mejor amigo de Pat, Ronnie, lo invita a cenar. Pat acepta ir a regañadientes porque sabe que la esposa de Ronnie, Verónica (interpretada por Julia Stiles, la protagonista de 10 cosas que odio de ti) lo odia. Sin importarle las reglas de etiqueta, Pat decide ponerse la camisa de Desean Jackson para la cena. Cuando llega a casa de Ronnie, éste le cuenta lo infeliz que se siente con su matrimonio, lo estresado que está por el trabajo y por su nuevo bebé, pero Pat lo ignora y no le da pena mostrarle apatía. Él tiene sus propios problemas y no le interesa escuchar los de los demás (a menos que le regalen un iPod).

Esa noche antes de la cena, su vida da un giro cuando conoce a la hermana de Verónica, Tiffany (interpretada por la ganadora del Oscar a “Mejor actriz”, Jennifer Lawrence), cuya vida también es un desastre: recientemente se quedó viuda y perdió su empleo por haber tenido sexo con casi todos sus compañeros de trabajo. (Casual ¿no?) Sin embargo, una de sus aspiraciones es participar en un concurso de baile y desde el principio, muestra completo interés hacia Pat, al grado de proponerle tener relaciones el día que se conocen.

silver-linings-playbook-review3

Aunque Pat siente una fuerte atracción hacia Tiffany, sigue con su obsesión por Nikki y sufre cada vez que el tema musical de su boda viene a su mente, pues era la canción que ella y su amante  escuchaban  mientras hacían el amor en la bañera. Cuando Pat va de visita al psicólogo,un doctor de origen indio muy simpático, éste le sugiere que continúe su amistad con Tiffany para que le ayude a recuperar a Nikki, dado que es amiga de su hermana Verónica. Es así que Pat le escribe una carta a su esposa y le pide a Tiffany que se la dé. A cambio y contra su voluntad, él acepta ser su compañero en el concurso de baile.

Los juegos del destino es una comedia romántica que no cae en la melosidad ni en la cursilería, sino que deja ver lo complicadas que son las relaciones humanas y más tratándose de dos personas con desórdenes mentales. Como nota, la traducción al español del título no tiene mucho que ver, porque la expresión “Silver linings” se refiere a ser positivo ante una situación crítica. Incluso, en la película mencionan mucho la frase “stand positive”.

La bipolaridad de Pat, más que retratarlo como un problema, resulta ser algo sumamente hilarante, sobre todo cuando despierta a sus padres en la madrugada sólo para comentarles que no le gustó el final de una novela de Hemingway o para decirles eufóricamente y muy enojado que no encuentra el video de su boda, lo cual propicia que sus vecinos manden llamar a la policía.

silver-linings-playbook-jackie-weaver-robert-de-niro

Reirán, se enamorarán de los protagonistas y hasta querrán tener una relación tan conflictiva y rara, pero a la vez tierna y entregada como la de la Pat y Tiffany. Si no la han visto ¡tienen que verla!

Excelsior!

Comentarios

comments