The Suicide Squad no es una obra maestra ni va a ganar premios internacionales en festivales de cine, pero sin duda será reconocida como una de las cintas más sorprendentes y divertidas del 2021.

Este “soft-reboot” del Escuadrón Suicida a cargo de James Gunn llega este año como una bocanada de aire fresco en un género por demás explotado y saturado. Hoy en estas líneas te hablaré de lo bueno, lo malo y lo curioso de The Suicide Squad.

La historia detrás de “The Suicide Squad”

Hace 5 años se estrenó “Suicide Squad“, cinta que aún sostenía las pretensiones de un universo expandido unificado de DC en el cine y de la cual sólo se pudo rescatar una cosa: el debut live action de Harley Quinn.

Después de lo que se denunció como un abuso de edición y la mutilación de la obra original del director David Ayer (más o menos lo mismo que le hicieron a Snyder con su Justice League), la cinta se estrelló más rápido de lo que ascendió a pesar de contar con presupuesto, elenco y una premisa no del todo mala.

Claramente inspirada en el éxito que tuvo Guardians of the Galaxy, lo mejor que pudo hacer WB fue traer al responsable de éste y contratar a James Gunn luego de que Disney lo despidiera momentáneamente hace unos años.

Darle total libertad creativa a un director como James Gunn fue una apuesta alta para los directivos conservadores de WB, apuesta que deja ver sus resultados contundentes.

Lo Bueno

The Suicide Squad es una de esas cintas de las que aunque puedes adivinar el resultado —”al final los protagonistas ganan”— el cómo llegan ahí está plagado de sorpresas.

La cinta da giros abruptos en cada oportunidad y no hay mejor muestra que la secuencia de inicio en la que casi todo lo que creías sobre la cinta resulta distinto. James Gunn literalmente despedaza todo lo que te prometían los trailers y arma con los pedazos restantes una cinta de acción divertida e “irreverente”.

Del amplísimo cartel de personajes obviamente hay unos que brillan más que otros, pero ninguno se roba del todo la película, al menos no en términos de desarrollo en la historia. Claramente hay un par a los que se les da un poco más de protagonismo, pero nada exagerado.

The Suicide Squad; colorida y músical

La película hace uso de elementos narrativos que coquetean con los viejos formatos de los cómics de los años 70s y 80s; los colores, las tomas, incluso la incorporación de elementos visuales propias de la narrativa visual de las historietas está presente.

La predominancia de efectos prácticos por sobre el CGI se nota y se agradece; la acción es fluida y sin censura, los chistes está bien colocados, siendo más de humor situacional y no de gags posicionados a fuerza.

  • The Suicide Squad
  • The Suicide Squad
  • The Suicide Squad
  • The Suicide Squad
  • The Suicide Squad

Finalmente, todo se complementa con la dirección musical que, como de costumbre en cintas de Gunn, mezcla una playlist de éxitos retro que se integran con el entorno y la acción de forma más que eficiente.

Lo Malo

Mucho de lo que engrandece a The Suicide Squad es quizás el mal sabor de boca que deja su predecesora de 2016, sin embargo ésta insistencia en negar conexiones canónicas no hace más que confundir al espectador.

El compartir personajes e insinuar los vínculos entre varios de ellos nos deja la sensación de que nos perdimos de algo y éste “re-inicio suave” simplemente se siente incompleto.

Harley Quinn

El otro “problema” que presenta ésta producción es uno que sólo entenderemos los latinos en su versión original y que no afecta tanto como distrae; ¿qué español habla la gente de Corto Maltese?

La isla ficticia de Corto Maltese, a la que pudiéramos encontrar paralelismos con Cuba, es una amalgama de lugares genéricos de América Latina que no termina nunca por sentirse real, esto desde luego se refleja en el español que hablan sus habitantes; unas veces suenan como argentinos, otras como cubanos y unas más como méxicanos.

El actor Joaquín Cosio da vida a uno de los villanos de la cinta.

Conclusión

Rating: 5 out of 5.

Suicide Squad es una gran cinta de acción absurdo que mezcla efectivamente los ingredientes correctos para ser una joya del cine basado en cómics pero sobre todo, se une a cintas como Deadpool al demostrar que no necesitas a los personajes más emblemáticos tanto como dar libertad creativa a las personas adecuadas.

Es une verdadera lastima que The Suicide Squad no esté teniendo el éxito que merece en taquillas internacionales, pero claramente esto es un reflejo de su clasificación limitante, su distribución doble en cines y HBO Max… Ah si claro, y la pandemia de Covid-19.

Si puedes, deberías ir a verla.

Comentarios

comments