MR. MIKE MAYA|

“Fue en un caluroso día de verano cuando vi aquella sonrisa tan cálida como el sol y una mirada tan fría como el hielo”

¿Qué pasaría si un buen día surgiera un grupo terrorista que empezara a plantar bombas por todos los lugares de una gran urbe dejando como pistas videos en internet? La respuesta es el caos total. Algunos los tomarán como héroes, otros como viles criminales, pero en este mundo nada es blanco o negro y todo tiene su razón de ser.

Del director Shinichiro Watanabe, de quien ya he reseñado otras series como Space Dandy y responsable de obras clásicas como Cowboy Bepop, vuelve a traer una excelente serie que por desgracia no provocó un gran escándalo como otras, MAPPA es el estudio responsable y a pesar de su corta fundación desde 2011, tiene un gran futuro con trabajos como éste.

Zankyou 4-2
Lo hermoso del caos.

Sinopsis

Nine y Twelve son dos enigmáticos jóvenes que han robado algo que el gobierno japonés teme en gran medida. Su plan no es muy claro, pero para el primer golpe llenarán de bombas un edificio del gobierno, antes dejaron un video de advertencia que todos tomaron de broma. Durante la ejecución del plan, Nine involucra a una chica que conoció brevemente, Lisa Mishima. Ella tiene que decidir entre morir o convertirse en su cómplice. El caos se cierne sobre Tokio, pues los jóvenes advierten que es el primero de una serie de atentados que están dispuestos a realizar.

Al inicio, no pude dejar de sentir un recuerdo de Death Note pero más realista, para mi fortuna se detuvieron mis pensamientos al ver el rumbo propio que tomó y se consagró como una de las mejores historias producidas en animación de este año.

Zankyou
Hay personas que solo quieren ver arder el mundo

Como pocas series, la trama es un elemento muy importante, cada episodio está pensado para dejarte plantadas dudas del actuar de los personajes, las implicaciones que tienen y “eso” que aún no ha sido contado. Un detalle importante es que no gira entorno a un solo personaje, todos tienen un peso diferente y por ello dan un ritmo único a la serie. Sin embargo, no voy a declararla como “aprueba de bomba”, pues en algunos puntos se encuentra predecible, pero no por ello se torna aburrida. Ahora los personajes son un elemento triunfal del estudio y mi parte favorita de la serie.

Primero tenemos a Nine y Twelve los terroristas. Nine es un joven alegre y muy activo; es el encargado de conducir y ejecutar las acciones arriesgadas; por su parte, Twelve es el cerebro del equipo, no muestra sus sentimientos y es un especialista en la informática. Hay que destacar que ambos jóvenes son brillantes, pero sus personalidades se complementan, pues mientras Twelve puede ser frío y duro como la situación lo requiera y Nine puede expresar sus emociones y flaquear en momentos extremos.

Zankyou 1
Nine a la izquierda y Twelve a la derecha

Lisa Mishima es una chica que ha vivido con su madre la mayor parte de su vida; en la escuela sufre constante abuso de sus compañeras; todo ello la hace querer huir, escapar de su mundo y al encontrarse con los terroristas parece surgir una oportunidad de destruir todo. Lisa representa muchas de las presiones de este mundo y cómo en ocasiones queremos hacerlas desaparecer. Sin embargo igual nos permite ver el impacto que podemos tener sobre otras personas.

Zankyou 2
Lisa Mishima

Por último, tenemos a Kenjiro Shibazaki, un detective relegado de sus actividades por investigar a las altas esferas del poder. Él tomará el deber de resolver los crimines antes que sucedan. Tiene una labor difícil, pues las personas que deberían garantizar la seguridad tienen asuntos que ocultar y proteger.

Zankyou 3
Kenjiro Shibazaki

El diseño, tanto de fondos y de personajes es decente. No puedo alabar mucho el trabajo puesto que no logré captar un estilo representativo de ellos. Es cierto que existen momentos en que se logra ver un gran trabajo puesto en animación, las imágenes mostradas y lo que quieren dar a entender son magníficamente manejadas para contar la historia, pero visualmente hablando no me sorprenden. Aún así sus colores claros y templados permiten mantenerse acorde a sus bases.

La música es otro elemento que pienso se pudo trabajar más, el tema introductorio titulado Trigger – interpretado por Yuuki Ozaki – es una muestra de lo raro que es la producción, pues no logra ser contagioso y debo admitir que me extrañó mucho cuando lo escuché, resulta melancólico y si lo pusiéramos en cualquier otro lugar no funcionaria, pero aquí logra hacerte pensar que encaja con todo. En tanto el cierre, éste estuvo a cargo de Aimer con el título Dare ka, Umi o y corre la misma suerte, aunque lo siento un poco más tolerable que el primero, no por ello deja de ser inquietante y extraño. El resto de la serie está bien amenizada con una banda sonora creada exclusivamente para ella, pero no por ello en momentos resulta insatisfactoria o genérica.

El final es de los desenlaces que más me ha sorprendido, pocas series logran emocionarme al grado de pensar que está hecha para mí, pues no cambiaría nada de cómo se resuelven las cosas. Dramático, sorpresivo y concluyente es la forma en lo podría catalogar, y por lo que realizaron en los últimos 10 minutos del capítulo final es motivo suficiente para colocarlo entre mis series favoritas de todos los tiempos.

En conclusión, es una gran historia que sin depender de una animación o diseño bonito, una banda sonora memorable o los mil y un clichés, logra consagrarse en grande. Es triste que no mucha gente la apreciara, pero si están buscando algo que ver o tienes un tiempo libre, les recomiendo que la vean, pues es una grata sorpresa para cualquier espectador.

Comentarios

comments