Si muchos afirmamos que el último Castlevania verdadero fue Order of Ecclesia, publicado en 2008, básicamente es porque todo lo que salió después, que tampoco es que fuera tanto, en realidad no aportó nada a la franquicia.

Y eso incluye, por supuesto, al reinicio que nadie pidió, y que era por completo innecesario, ya que todavía faltaban por contar varios capítulos de la historia entre Drácula y los Belmont, como la “Batalla de 1999”, y cómo es que el vampiro se apoderó de su castillo y ejército.

Puesto en otras palabras, Konami tomó terribles decisiones sobre su franquicia, y al final terminó por acabar con ella, así como lo hizo con el resto que tenía, ya fuera de manera intencionada o accidental.

La historia de Castlevania: Época Postkonami
Poco más que agregar

Y aquí bien pudo haber terminado la historia. Sin embargo, fue justo cuando los aficionados a la saga salieron para recoger el testigo y mantener a Castlevania como algo vigente.

Es decir, si Konami ya no estaba interesada en sacar títulos de la franquicia, los fanáticos tomarían esa responsabilidad, ya fuera mediante secuelas no oficiales o sucesores espirituales. Así lo que ahora corresponde, es echarle un vistazo a algunos de estos juegos que conforman la Época Post Konami.

Castlevania: The Lecarde Chronicles (Migami Games, 2013)

A pesar de lo que dice el nombre de esta obra, en realidad no se trata de un título oficial de la saga Castlevania, sino un desarrollo independiente creado por el estudio francés Migami Games, conformado por Mig Perez, programador y diseñador; y Jeffrey Montoya, compositor.

Es decir, se trata de un juego hecho por fans, o un pastiche, si así se prefiere.

Ambientado en la Europa de 1776, es un juego de acción en dos dimensiones y avance por etapas, que toma muchísimo de Rondo of Blood, desde la presentación de sus niveles, hasta el diseño de escenarios y controles.

Para que no queden dudas de que te encuentras ante un Castlevania, tu personaje, Efrain Lecarde, va armado con un látigo, y tiene a su disposición las armas secundarias clásicas: dagas, hachas, agua bendita, etc. Con la salvedad de que el látigo no sube su nivel de ataque de la manera tradicional.

La música se compone de temas tomados de otros Castlevania, con algunos arreglos, y está tan bien integrada, que la sensación de encontrarte frente a un título oficial de la franquicia es muy sólida.

A nivel de gráficos recuerda más al Castlevania X68000 que al ya citado Rondo of Blood, solo que con un diseño algo más elaborado y con una atención al detalle bastante destacable. Los escenarios no son particularmente largos, y todos cuentan con un jefe final y al menos un subjefe.

Una novedad que ofrece este juego, es que tras superar con éxito un nivel, somos recompensados con alguna nueva habilidad, por ejemplo, tras vencer al primer jefe ganamos la habilidad de ejecutar el Item Crash, que precisamente hizo su aparición por primera vez en Rondo of Blood.

A diferencia de los juegos oficiales, The Lecarde Chronicles ofrece los tres típicos niveles de dificultad: Easy, Normal y Hard, lo que está bastante bien, ya que así amplía el público que puede llegar a disfrutarlo.

La historia de Castlevania: Época Postkonami
Incluso el arte del juego tiene una fidelidad al original que es admirable

Aunque se hizo un excelente trabajo para recrear a la perfección la atmósfera Castlevania, The Lecarde Chronicles se toma la libertad de hacer algunos añadidos para definir su propia personalidad, como los gráficos y la estética en general, que es algo más macabra y obscura de lo que estamos acostumbrados.

Otra particularidad de este juego, es que retoma elementos de Castlevania II: Simon’s Quest, como el visitar poblados para obtener información y objetos, lo que hace que su extensión sea considerable, ya que es un aventura que te puede durar cuando menos unas cinco horas.

Castlevania:  The Lecarde Chronicles es un muy buen juego, difícil y con varias trampas algo injustas, pero una gran alternativa para quien busca un juego al estilo de los Castlevanias de la vieja escuela. Y que además es completamente gratuito.

Castlevania: The Lecarde Chronicles 2 (Migami Games, 2017)

Cuatro años después de sorprendernos con su propia versión de Castlevania, la gente de Migami Games publicó, también de manera gratuita, una secuela, llamada Castlevania: The Lecarde Chronicles 2.

En esta nueva entrega volvemos a controlar a Efrain Lecarde, en una aventura que, a diferencia de la anterior, ahora tiene un muy marcado estilo metroidvania.

La primera gran diferencia que tiene este juego frente a su precuela, es lo sonoro, ya que ahora cuenta con una música más original, aunque todavía hay covers de los temas clásicos, así como que ahora hay actuaciones de voz.

Siendo la más importante la de Robert Belgrade, quien fue la voz original de Alucard en Castlevania: Symphony of the Night. Y hablando de Alucard, el hijo de Drácula está presente en el juego y forma parte de su historia. Lo que sin lugar a dudas es un gran detalle por parte de Migami Games.

Otra diferencia menos notable, es que ahora ya no atacas con un látigo, sino con espadas, aunque conservas el uso de armas secundarias. Y como buen metroidvania, hay un sistema de progresión de personaje parecido al de un RPG, lo que también significa que hay estados alterados.

Si bien la primera entrega de The Lecarde Chronicles tomaba mucho de los Castlevania clásicos, en especial de Rondo of Blood, su secuela bebe directamente de los metroidvanias, pero todavía conservando los elementos que definieron su personalidad.

Su dificultad está por sobre la media de los Castlevania de este estilo, y el aspecto de sus jefes es marcadamente siniestro, incluso macabro. Es decir, sin duda son diferentes a lo que estamos acostumbrados, pero no por ello dejan de ser divertidos de enfrentar y visualmente interesantes.

Viejos enemigos en una nueva aventura

Tal como ocurre con su predecesor, Castlevania: The Lecarde Chronicles 2 es un juego gratuito que puedes descargar a tu computadora.

Bloodstained: Curse of the Moon (Inti Creates, 2018)

Puede ser que el nombre de Koji Igarashi te resulte desconocido, pero se trata de un creativo japonés que estuvo muy ligado a la saga Castlevania desde Symphony of the Night, y fue uno de los principales responsables detrás de casi todos los títulos de la franquicia que salieron posteriormente.

Tal fue su involucramiento, que a los Castlevania de la vertiente metroidvania, también se les conoce como “igavanias”. Y esto es algo más que merecido, ya que fue Iga quien se encargó de mantener viva a la franquicia durante varios años, hasta que Konami terminó por “suicidarla”.

Fue por eso que en mayo de 2014, al igual que otros varios creativos, Igarashi abandonara la compañía, con el objeto de fundar su propio estudio de desarrollo: ArtPlay.

Por desgracia, los derechos de Castlevania le pertenecían, y siguen perteneciendo, a Konami, por lo que Iga no estaba capacitado para crear una nueva entrega sin meterse en problemas. ¿La solución? Crear en su lugar lo que se conoce como un sucesor espiritual. Un juego parecido, más no idéntico.

La historia de Castlevania: Época Postkonami
Lo importante es mantener la esencia

De esta manera, y gracias a Kickstarter, pudo reunir $5, 545, 991 de dólares, para financiar un juego conocido como Bloodstained: Ritual of the Night, que cumple con todos los criterios para ser un Castlevania, excepto por el nombre.

Dado que el financiamiento fue tan exitoso, el presupuesto alcanzó también para desarrollar un juego secundario, titulado Bloodstained: Curse of the Moon, un spin off pixelado y en dos dimensiones, que si bien es un producto derivado, para nada se le puede considerar inferior.

Curse of the Moon es su propia cosa, lo que quiere decir que no es ni una precuela ni mucho menos una secuela de Ritual of the Night, aunque ambas obras comparten héroes y villanos, y basta con un simple vistazo, para descubrir que está muy inspirado en Castlevania III.

Tanto por su propuesta gráfica, excelente música, dificultad y controles, Curse of the Moon en verdad podría pasar como un remake de la tercera entrega de la saga, pues incluso tienes la posibilidad de ir reclutando aliados que cuentan con habilidades particulares.

Solo que aquí está mucho mejor implementada esta mecánica, ya que cada miembro del equipo cuenta con su propia barra de vida, y no pierdes al aliado que ya tenías cuando reclutas a otro.

El diseño de los niveles también está muy inspirado en Dracula’s Curse, ya que hay varias rutas alternas, algunas pensadas para ser alcanzadas únicamente por un personaje en concreto.

Y hablando de personajes, el diseño de los mismos igualmente está inspirado en la tercera entrega de Castlevania, en especial en el caso de Gebel, quien es prácticamente idéntico al Alucard de ese juego. Incluso cuenta con la habilidad de convertirse en vampiro, aunque aquí eso está más equilibrado.

Los gráficos son sencillamente increíbles

Sin embargo, Bloodstained: Curse of the Moon no es un simple copia y pega de Castlevania III, y presenta algunas diferencias. Por ejemplo, tienes la opción de matar a tus aliados y así absorber sus habilidades, lo que a largo plazo te permite obtener finales diferentes.

Otra diferencia es que cuenta con New Game Plus, o una segunda vuelta, que aunque en términos jugables es casi lo mismo, en cuestión de historia presenta algunas novedades, y de ahí se desprende que Curse of the Moon es una obra aparte de Ritual of the Night en cuanto a trama y continuidad.

Si te gustan los juegos estilo retro y en pixel art, así como las propuestas clásicas de Castlevania, en ese caso Bloodstained: Curse of the Moon es un título que por fuerza debes probar.

Bloodstained: Ritual of the Night (ArtPlay, 2019)

Como ya mencioné líneas más arriba, Koji Igarashi tomó la determinación de llenar el vacío dejado por Castlevania con una nueva franquicia de su propia invención: Bloodstained, la cual se divide en dos vertientes: juegos de acción y plataforma en 2D, y un metroidvania llamado Ritual of the Night.

Bloodstained: Ritual of the Night, es un igavania que retoma varios de los elementos de la saga de cazavampiros, integrándolos de manera por demás orgánica, y es por mucho la “joya de la corona” de estos sucesores espirituales de Castlevania.

Se trata de un metroidvania con gráficos poligonales y escenarios en 2.5D, cuyo gameplay está muy enfocado en la acción y el combate, aunque también hay bastante exploración de niveles y backtracking. Lo típico en esta clase de títulos.

Su mecánica principal es la obtención de “fragmentos”, cristales que consigues tras derrotar a cada enemigo del juego, y que te otorgan alguna habilidad en concreto, ya sea magias o capacidades pasivas, como doble salto o caminar debajo del agua.

Si esto te resulta conocido, es porque se parece mucho a la mecánica de las almas de Aria y Dawn of Sorrow, solo que en Ritual of the Night se profundiza mucho más en esto, ya que todos estos fragmentos pueden subir de nivel y mejorarse, lo que alarga mucho las horas de juego.

De Dawn of Sorrow también retoma la dinámica de mejorar armas, lo que se consigue con objetos y fragmentos. Y si hablamos de armas, tienes a tu disposición un muy amplio arsenal que va desde látigos hasta armas de fuego.

De Portrait of Ruin retoma las misiones y de Order of Ecclesia la preparación de alimentos y el rescate de NPCs, mecánicas que aquí son mucho más profundas y están mejor integradas al gameplay.

Sí, es innegable que Bloodstained: Ritual of the Night está hecho a partir de fragmentos de varios de los Castlevania producidos por Igarashi, y aunque también cuenta con algunos guiños a la saga de cazavampiros, Bloodstained tiene su propia personalidad.

Es decir, no se trata de una copia, sino más bien de una evolución. Puesto en otras palabras, Ritual of the Night es lo que Castlevania habría llegado a ser si Konami no hubiera tomado la decisión de matar la franquicia.

Ahora bien, esto no significa que por fuerza debas conocer los títulos de Castlevania para poder disfrutar de este juego, ya que por sí solo se mantiene como una experiencia jugable por demás entretenida. Lo que fue muy acertado, ya que es una obra para todo el mundo.

Pero si se da el caso de que eres un veterano en esto, pues lo vas a disfrutar todavía más, ya que Ritual of the Night incluye cosas como las actuaciones de voz de Robert Belgrade, la voz original de Alucard, y la de David Hayter, la voz de Snake en la saga Metal Gear Solid.

Bloodstained: Curse of the Moon 2 (Inti Creates, 2020)

Aunque Curse of the Moon nació como un extra para los patrocinadores de Kickstarter, acabó siendo un gran juego, que incluso muchos consideran superior a Ritual of the Night, que es el título principal de la franquicia.

Y al parecer algo de razón tuvo esta gente, ya que, de manera inesperada, Igarashi e Inti Creates publicaron una secuela de este título, conocida simplemente como Curse of the Moon 2, y que es una continuación directa de la primera entrega, pero que tampoco tiene nada que ver con Ritual of the Night.

Es una obra bastante continuista, en la que de nueva cuenta manejas al cazademonios Zangetsu, en una aventura pixelada, en la que tienes oportunidad de reunir a nuevos aliados, incluyendo a un perro que maneja un mecha, y cuya presencia ya por sí sola justifica comprar este juego.

Pocas cosas más épicas encontrarás allá afuera

Novedades hay más bien pocas en este título, más allá de que es algo más extenso, que el número de aliados se incrementó al doble y que hay un nivel shut ’em up cerca del final de la segunda ronda.

Porque tal como ya ocurría en la primera entrega, en Curse of the Moon 2 debes pasarte el juego dos veces para salvar a un aliado y luchar contra el verdadero villano del juego. Entiendo que esto pueda ser repetitivo para algunos, pero créeme que es un esfuerzo que bien vale la pena.

En síntesis, Bloodstained: Curse of the Moon 2 es otro digno sucesor de Castlevania, y toda una joya para quienes disfrutan de juegos retro.

Y así llegamos al final de este recorrido por lo que fue la saga Castlevania. En este punto cabe hacer la pregunta: ¿es una franquicia que tiene futuro? Si consideramos que en los últimos años han salido algunas colecciones de sus juegos, no parece tan descabellado.

Incluso corren rumores de que la saga podría regresar con un nuevo título. Sin embargo, al tratarse de una propiedad de Konami, lo más prudente es tomar las cosas con calma y esperar lo mejor. Y quién sabe, tal vez el día de mañana nos llevemos una grata sorpresa. O puede que no.

¿Ya conocías alguno de estos juegos? De no ser así, ¿les darías una oportunidad? ¿Te gustaría que Castlevania regrese? Dinos lo que piensas en la sección de comentarios.

Comentarios

comments