Microsoft confirmó el jueves 13 de enero haber detenido la producción de las consolas Xbox One a finales del 2020 para centrarse en la nueva generación de sus consolas.

En su comunicado a The Verge, Microsoft aclaró que suspendió la producción de Xbox One X en julio del 2020, mientras que la producción de Xbox One S continuó durante el resto del año.

Así Microsoft planeó descontinuar la producción de las versiones de Xbox One ante la llegada de Xbox Series X, confirmó Cindy Walker directora de Marketing.

Pues el debut de Xbox Series X en noviembre del 2020, los dos nuevos modelos que llegaron 7 años después de la generación anterior, tuvieron un gran éxito que en gran parte fue impulsado por el confinamiento mundial que aumentó el consumo de videojuegos.

Aunque por la misma razón, varias industrias del mundo se enfrentaron a la escasez de microchips y otros componentes, provocando un retraso en la entrega y de los nuevos productos de Xbox.

Es el caso de Nintendo Switch, pues la compañía nipona anunció al medio de comunicación Nikkei el noviembre pasado, que producirá un 20% menos de las consolas planeadas debido a la escasez de suministros.

Por otra parte, la reciente revelación de Microsoft ocurrió un día después de que Sony se comprometió a continuar con la producción de sus consolas PS4, después de haber planeado finalizar su producción para el 2021.

Incluso Sony tiene previsto fabricar otro millón de unidades de PS4 durante el 2022 con la idea de compensar la escasez actual de PS5 y los problemas que ha ocasionado esto.

Para diciembre del 2021 las consolas Xbox Series X/S superaron el millón de ventas en Reino Unido, cifra que refleja un aumento del 108% mensual de las ventas debido a la disponibilidad de unidades, porcentaje que supera el mes de su lanzamiento.

Comentarios

comments