Todos sabemos del gran éxito de Kimetsu No Yaiba, el cual llego con su primera temporada de anime y que pronto se reafirmará cuando llegue su secuela que por el momento está retrasando su estreno debido a la contingencia, muchos decidimos seguir la historia leyendo el manga homónimo que hasta el día de hoy va en el capítulo 200.

¿Pero qué fue lo que paso en este nuevo episodio y por qué trae vueltos locos a todos?

¡Advertencia!

Aquí comienzan los SPOILERS así que si no quieres enterarte de qué sucedió, recomendamos detener tu lectura.

Este capítulo 200 ha sido de los más esperados y eso que solo hay que esperar una semana entre cada uno, pero durante los 200 tomos ha sido el que más tortura provocó al querer saber qué seguía. Y es que después de que la batalla contra Muzan comenzó, ha sido tan larga que sólo deseábamos que terminara con el triunfo de “Los buenos”.

El número 199 había quedado en que Muzan estaba acorralado tratando de huir porque el sol estaba a segundos de salir, mientras Tanjiro parecía que había sido absorbido completamente por él y sus compañeros lo daban por perdido. Aún así, atacó internamente el cuerpo de Muzan.

Hasta ahí todo parecía que no terminaría, pero realmente lograron desintegrar al enorme bebé con ayuda de la luz solar. Pero esto fue solo el comienzo del sufrimiento al seguir leyendo los estragos que había dejado la batalla.

Los soldados de un rango más bajo en la batalla son los que estaban más gravemente heridos, además de varios miembros de los pilares que llegaron hasta el final de la pelea los cuales nombraremos en el siguiente recuento, procuren no llorar porque realmente si se encariñaron con alguien tal vez ya fue su final.

Hashira Gyomei Himejima, el pilar de piedra murió al rechazar la medicina, reencontrándose con los niños que cuidó tanto, sus queridos alumnos, y por los que sufrió por culpa de los demonios.

Iguro y Kanroji, ambos pilares con graves heridas, también perecieron juntos, mientras ella preguntaba si habían ganado y el la sostenía entre sus brazos. Esta parte es la más sad de todas porque Kanroji murio poco a poco diciendo que ya no sentía nada de dolor, asegurando morir pronto, a lo que Iguro le contesto que también pronto perdería la vida, ambos recordaron el día que se conocieron, y se propusieron casarse si renacen como humanos.

Sanemi Shinazugawa parecía que tendría el mismo destino de los otros pilares al reencontrarse con sus familiares muertos, pero su padre lo rechazó y terminó devolviendo su alma, ya que para él aún no era tiempo de morir.

Tanjiro es del que se tienen más dudas sobre su estado, ya que anteriormente había sido envenenado con la sangre de Muzan, pero dejó su último aliento al quedar en el interior del gran bebé en el que se convirtió, y al desvanecerse con el sol quedó al descubierto de rodillas, pero al parecer sin pulso.

Tenemos dos teorías con lo que pudiera pasar en el episodio #201, la primera es que cuando al final vimos llegar a Nezuko, tal vez Tanjiro reaccione y sobreviva o ella lo cure para hacerlo vivir, ya que aunque estaba volviendo a ser humana tal vez aún tenía algo de poder de curación.

La segunda teoría es que Muzan ahora posee de cierta manera el cuerpo de nuestro protagonista, desatando una nueva batalla desastrosa, pero Nezuko y sus amigos tendrán un papel relevante en ese momento, aunque igualmente esperamos que ella sea quien lo salve.

No pensamos que Tanjiro muera, sino sería algo histórico dejar morir al protagonista sin posibilidades de continuar en la historia. Pero estamos seguros que esto aún no ha terminado y sufriremos un rato más.

 

 

 

Comentarios

comments