Kid Cosmic se estrenó este mes de febrero en Netflix, una de las animaciones más interesantes que ha llegado a la plataforma en mucho tiempo, de esas que prometen ser del agrado para todo amante de la animación que la vea… Y sin embargo su difusión y recibimiento ha sido bastante tibio. Nosotros creemos que merece mucho más.

Para empezar; si fuiste fanático de Power Puff Girls allá por inicio de los 2000 o más recientemente de Wander Over Yonder (2013 a 2016), quizás te interese saber que este fue el siguiente gran paso de su creador Craig McCracken. Este pilar del ‘viejo’ Cartoon Network, decidió no apostar por las cadenas tradicionales y pitchear su nueva serie basándose en un cómic que hizo en 2009.

E hizo muy bien, pues a diferencia de Cartoon Network o Disney, las plataformas tienen relativamente menos restricciones para los creadores; permiten que estos puedan hacer su trabajo pudiendo enfocarse más en la calidad.

A diferencia de Wander Over Yonder (que fue cercenada cuando estaba por dar un interesante giro de tuerca), Kid Cosmic es un poco más ambiciosa, consecuente y sobre todo: rica en detalles.

Kid cosmic… ¿es OTRA más de superhéroes?

“Kid es un joven que vive en una zona desértica e ingenuamente fantasea con convertirse en superhéroe. Al descubrir las «5 piedras cósmicas del poder» en una nave espacial destrozada, obtiene la oportunidad de cumplir su sueño y formar un equipo de superhéroes de diferentes edades, trasfondos y género para luchar contra invasiones alienígenas.”

En pleno 2021 siguen saliendo cosas de la temática de superhéroes (que original), pero en toda historia suele ser más importante la ejecución que la temática.

La aventura de Kid y los “héroes locales” se siente bien, es una trama de maduración que se toma muy leve a si misma, con abundante comedia visual y ritmo acelerado. En verdad que es imposible aburrirse, pues el pacing —osea, la sensación que deja el montaje & dirección— no permite que despegues la vista un solo segundo.

La comedia nace desde el momento en el que un niño adicto a los cómics clásicos, lleva sin querer a unos pueblerinos ordinarios a convertirse en héroes; sus disparatadas y contrastantes personalidades siempre llevan a que (mediando la casualidad) salven el día.

Ninguno de ellos sale del plano bidimensional… y es algo que funciona a su favor; la sencillez es clave para gozar de lo que cada uno como personaje representa (emocionalmente hablando).

Quizás hubo cierto descuido durante el clímax en cuanto a coherencia argumental y ralentización en cuanto a la evolución que pudo poseer el protagonista, pero esto nos revela una intención muy obvia que es reforzada en el último minuto: sus creadores tienen más temporadas por venir.

Renzetti & McCraken; dos maestros juntos en acción

En cada cuadro por sencillo que sea, se nota una cantidad BRUTAL de detalle en cuanto a la ilustración y diseño de arte.

Solo hay que fijarse en cualquiera de los fondos; ni uno solo se repite y son tan geniales que son parte importante de esta experiencia. Aparte su estética sucia y vintage le da una identidad única. ¡Definitivamente no son los fondos feos y sin chiste de Bojack Horseman!

Esto se debe a que tanto Craig como Rob Renzetti estuvieron a cargo de la dirección en todos los capítulos y su glorioso estilo (el mismo que usan desde hace casi 30 años) se despliega con la misma facilidad de siempre:

Planos hiper satudados, diseños de personaje minimalistas y movimientos de cámara que enfatizan la comedia. Estos dos le sacan todo el partido a la animación en 2D, y es al mismo tiempo un despierta nostalgias, pues da una reminiscencia a la era dorada de Cartoon Network.

Si recuerdas esto… eres población de riesgo

En resumen: Kid Cosmic es una genial serie que aunque no juega con nada realmente novedoso, rebosa un carisma en que es raro hallar en las animaciones de esta generación.

Comentarios

comments