Ah, el cine, el séptimo arte. Hemos sido testigos de cómo ha ido evolucionando para crear películas cada vez más espectaculares. Basta con echar un vistazo rápido a las películas de Chaplin, pasar por la primera trilogía de Star Wars y las películas de superhéroes más recientes (por mencionar algunas) para comprender el impacto del avance de la tecnología en la producción de entretenimiento. Sin embargo, las películas que hoy día conocemos como live action no son la única muestra de lo mucho que se ha avanzado. Desde que existe, Disney Animation Studios se ha caracterizado por la innovación: desde el primer largometraje animado a color (Blancanieves) hasta el desarrollo de software especial para la animación del agua en Moana. Pero hay un caso particular. Hoy les hablaré de la magia de la animación en Mulan.

La magia de la animación en Moana

Como la mayoría, he tenido demasiado tiempo libre durante esta pandemia y, como muchos, he pasado demasiado tiempo entre maratones de películas y series. Y, como es de esperarse, ya pasé varias veces por maratones de los Clásicos de Disney.

La magia de la animación en Mulan1

Desde siempre, Mulan ha sido mi película favorita de princesas ─aunque Mulan no es una princesa─ pero, durante esta temporada, descubrí un detalle que la volvió muchísimo más interesante ante mis ojos. Estoy segura de que, después de leer esto, tú también te fijarás en eso cada vez que puedas.

Para la versión live action de este clásico ─película que aún estamos con la incertidumbre de si se estrenará en cines o pasará directo a Disney+ ─ es demasiado sencillo hacer que Liu Yifei luzca como hombre con el uso de maquillaje y peinado adecuado.

Pero ¿has pensado cómo lograron este detalle en la versión animada de 1998? Fue bastante sencillo: para Mulan, las líneas de su rostro son de trazo curvo; mientras que, para animar a Ping, se usaron líneas rectas.

Si lo pensamos fría y científicamente, tiene mucho sentido, pues las mujeres poseemos cuerpos más curvos que son atractivos a los ojos de los hombres. Los hombres, por su parte, resultan más atractivos cuanto más “cuadrados” luzcan.

La magia de la animación en Mulan2

Cómo puede observarse en la imagen anterior, la mandíbula de Ping es más cuadrada, recta y prominente que la de Mulan que es redonda y sin bordes. Parece un detalle insignificante, pero ese pequeño ajuste es capaz de cambiar, por completo, la percepción de una personaje ante los ojos del espectador. Además de estos trazos, también es importante señalar que el tamaño de las orejas de Mulan y Ping son considerablemente diferentes.

¿Habías notado este detalle en la película?

La magia de la animación en Mulan3

Comentarios

comments