MetalWarrior

Una de las películas más esperadas de este año es El Hobbit: Un Viaje Inesperado que se estrena el 14 de diciembre y relata el comienzo de la aventura de Bilbo cuando era joven, 60 años antes del inicio de El Señor de los Anillos. En su momento tendrán la reseña de El Hobbit aquí en El Vortex, pero para ir preparando el terreno, haré reseñas de la trilogía de ESDLA, comenzando —obviamente— por La Comunidad del Anillo.

Allá por abril del año 2000, se lanzó el primer teaser de la trilogía de El Señor de los Anillos, aunque para ser sincero, no le entendí mucho cuando lo vi porque solo era una sucesión de imágenes inconexas, interesantes, pero inconexas:

A pesar de no haberle entendido, me pareció que esta trilogía de filmes prometía mucho y me gustaba la idea de que se sucedieran solo con un año de diferencia. Llegado el estreno de la primer película, no estaba muy emocionado, ya que solo había visto el mencionado teaser, pero aún así la quería ver. Cuando terminé de ver La Comunidad del Anillo, me convertí en fan al instante y no podía esperar para ver las secuelas.

La película comienza con una breve narración sobre los anillos de poder y como Sauron, el Señor Oscuro, forjó el Anillo Único para someter a su poder a todos los demás y conquistar la Tierra Media. El poema original que aparece en el libro de Tolkien describe esto muy bien:

Tres anillos para los Reyes Elfos bajo el cielo.
Siete para los Señores Enanos en casas de piedra.
Nueve para los Hombres Mortales condenados a morir.
Uno para el Señor Oscuro, sobre el trono oscuro
en la Tierra de Mordor donde se extienden la Sombras.
Un Anillo para gobernarlos a todos. Un Anillo para encontrarlos,
un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en la tinieblas
en la Tierra de Mordor donde se extienden la Sombras.

Sauron al final de la Segunda Edad.

No obstante su poder, Sauron fue derrotado por la última alianza entre elfos y hombres y perdió su Anillo. Unos miles de años después, Sauron despierta de nuevo y busca el artefacto que alguna vez forjó para intentar subyugar a la Tierra Media otra vez. Ya sea por azar o por destino, el Anillo fue a parar a las manos de un individuo muy singular: Bilbo Bolsón —un hobbit que, por raro que sea, disfruta de las aventuras. Años después de su hallazgo, el Anillo le fue heredado al primo de Bilbo, Frodo, y así comienza la misión de este último.

La película trata más que nada sobre el viaje de Frodo, cuyo destino quedó entrelazado con el del Anillo desde el momento en que le fue entregado. Frodo pasa por muchos peligros desde que salió de su smial y, para ser francos, todos los miembros de la Comunidad son prescindibles si los comparamos con el deber de Frodo. Sí, al final todos —inclusive los inútiles de Merry y Pippin— cumplen un papel en la derrota de la Sombra, pero si en algún momento Frodo hubiera fracasado, toda la Tierra Media habría caído en las tinieblas, sin importar los esfuerzos de los demás.

Sauron al final de la Tercera Edad.

A pesar de que La Comunidad trata del viaje de Frodo, se desarrollan los personajes que son sus compañeros porque al fin y al cabo son importantes para la historia:

◊ Frodo Bolsón: Portador del Anillo. Heredero de Bilbo y sencillo hobbit que solo quiere vivir en paz pero sabe que su deber no se lo permitirá.

◊ Samsagaz Gamyi: Jardinero de Frodo. Hará lo que sea por proteger a su amo, sin importar si se expone a peligros inimaginables.

◊ Meriadoc Brandigamo (Merry) y Peregrin Tuk (Pippin): Un par de hobbits traviesos.

◊ Gandalf el Gris: Un mago cuyo deber es entretener a las masas con fuegos artificiales impedir el regreso de la Sombra. Aunque poco mostrado en los filmes, se especializa en los conjuros con fuego.

◊ Legolas Hojaverde: Hijo del Rey Thranduil del Bosque Negro (que saldrá en la trilogía El Hobbit). Excelente arquero y representante de los elfos en la Comunidad.

◊ Gimli: Un enano de Erebor, muy diestro con el hacha y, al principio, antagonista de Legolas.

◊ Boromir: Hijo y heredero del Senescal de Minas Tirith. Un hombre muy orgulloso cuya ambición es peligrosa para el Portador del Anillo.

◊ Aragorn: Hijo de Arathorn, heredero de Isildur y legítimo Rey de Gondor y Arnor; pero de momento solo un montaraz del norte, experto en sobrevivencia y sumamente instruido en tradición antigua y combate.

Y Bill el pony acompaña a la Comunidad.

Los enemigos de Frodo durante media película son los Nazgûl, espectros del Anillo. Considero un acierto que la mejor arma de los espectros sea el miedo, ya que concuerda más con la historia en general en la que en vez de derrotar a Sauron con las armas, se logra mediante las acciones de un Mediano. Una pena que los Nazgûl no hayan tenido más protagonismo en las otras dos películas. Otro enemigo es el traidor Saruman, un mago que ha olvidado su deber y prefirió intentar adueñarse del Anillo para sí mismo.

La Comunidad es una película de fantasía que tiene muchos elementos que la hacen muy entretenida: el poderosísimo Señor Oscuro, elfos, enanos, magos, leyendas, artefactos mágicos, orcos, trolls, batallas grandes y pequeñas, hechicería, y hasta un dragón… ah, no, ese sale en El Hobbit. Lo más épico de la película (aunque todo el filme es épico) es la batalla de Gandalf contra el Balrog de Morgoth en las Minas de Moria, donde el mago demuestra su poder al rechazar al demonio de los Días Antiguos. Desafortunadamente esta batalla se muestra poco en pantalla, tanto en La Comunidad como en Las Dos Torres.

“Go back to the shadows!”

La trilogía de ESDLA le hizo mucha promoción a Nueva Zelanda, dada la gran cantidad de escenarios naturales que se muestran en las películas. No estoy muy seguro de cuantas locaciones fueron necesarias para mostrar el camino de la Comunidad, pero son tomas muy hermosas y hasta dan ganas de visitar Nueva Zelanda. Para El Hobbit, N.Z. repitió como lugar de filmación de la trilogía.

Algunas personas consideran que La Comunidad dura mucho (dura como 3 horas), pero desde un principio se omitieron muchas cosas de la historia original para hacerla más rápida (aunque no lo parezca) empero conserva la esencia del libro, hasta cierto punto. Al ser una adaptación, hay varios puntos en los que el filme, aparte de omitir algunos sucesos, difiere del libro y existen opiniones divididas sobre estas diferencias. Desde un punto de vista purista, el filme no es satisfactorio porque no se respetó al pie de la letra al libro. Como no soy purista y siendo muy tolerante, la única diferencia que me causa cierta molestia es el hecho de que la espada de Gandalf no brilla como la de Frodo en presencia de los orcos y es un detalle que Peter Jackson y compañía pudieron haber corregido sin mayor problema. (Si quieren saber por qué la espada debería brillar, vean El Hobbit: Un Viaje Inesperado, aunque es posible que omitan ese dato como lo hicieron en ESDLA. Olvídenlo.)

Esto no es Nueva Zelanda, es una maqueta agregada por computadora.

Buenas películas del género de fantasía hay pocas, y sin tomar en cuenta la saga de Harry Potter —no porque sea mejor sino porque también es buena— en aquella época las mejores eran las tres de El Señor de los Anillos; tuvieron tanto éxito que muchos fans de los filmes quisieron leer no solo los libros en que se inspiraron, sino también todo lo relacionado al legendarium de John Ronald Reuel Tolkien, y con el tiempo han crecido los proyectos basados en la obra de este autor, prueba de ello son las diferentes versiones que lanzó al mercado New Line Cinema de ESDLA (¡solo por vender!), los diversos videojuegos inspirados en la Tierra Media y ahora la saga (que originalmente estaba planeada para ser conformada solo por 2 filmes) de El Hobbit.

UPDATE: Sigue leyendo mi reseña aquí.

Metal Warrior

Y este viejito fue el que lo inició todo.

FICHA TÉCNICA
Título original: The Lord of the Rings: The Fellowship of the Ring
Año: 2001
Duración: 178 min.
Género: Aventura, fantasía, acción
País: Nueva Zelanda, Reino Unido, Estados Unidos
Director: Peter Jackson
Reparto: Ian McKellen, Elijah Wood, Viggo Mortensen, Sean Bean, John Rhys Davies, Christopher Lee

Comentarios

comments