Las consolas de nueva generación de Microsoft y Sony, Xbox Series S/X y PlayStation 5, salieron a la venta a finales del año pasado. Sin embargo, debido a la escasez de chips y otros componentes todavía a día de hoy, casi doce meses después, es difícil encontrarlas en las tiendas.

Tal vez tú ya te habrás dado cuenta de esta situación, si es que no has tenido suerte consiguiendo algunas de estas consolas. Si es así, no nos alegra decirte que te tenemos malas noticias al respecto.

Qué hay detrás de la escasez de chips
Problemas muy grandes por algo muy pequeño

De acuerdo con declaraciones de Takeshi Kambuchi, director del departamento de semiconductores de la empresa Toshiba, la escasez de chips y componentes electrónicos derivados, duraría hasta el último tercio del año 2023.

El suministro de chips seguirá siendo muy escaso al menos hasta septiembre del próximo año. En algunos casos, es posible que algunos clientes no reciban servicios completos hasta 2023

Hasta ahora, el pronóstico más optimista señalaba que esta sequía de componentes se alargaría hasta el 2022, sin embargo, la situación se ha ido agravando en los últimos meses y el pronóstico del personal de Toshiba podría no estar tan equivocado con su afirmación.

¿Cuál es el problema con los chips?

Para decirlo en pocas palabras, hay mucha más demanda de chips comparada con la oferta de los mismos. Y esto es así porque varias cosas que usamos de manera cotidiana hoy en día, como celulares, automóviles, hornos de microondas, refrigeradores, etc., los utilizan de un modo u otro.

¿Y por qué no hay suficientes chips en el mercado? La respuesta es simple: debido a los aumentos de casos de COVID-19,  y sus variantes registrados en la zona de Malasia, un lugar crítico para el suministro de semiconductores, elemento indispensable para la fabricación de chips.

Qué hay detrás de la escasez de chips
“Tiene un microchip. Como todas las cosas”

Esta sequía de componentes ya ha tenido serias repercusiones para la industria automotriz en varios lugares e incluso en México, donde la empresa General Motors ha cerrado de manera temporal tres de sus fábricas, mientras que Volkswagen lo ha hecho con otra.

Apple también se ha visto afectada, por lo que habría retrasado la producción de Macbooks e iPads. Incluso corren rumores de que otras empresas de tecnología harían lo mismo con sus teléfonos celulares.

Espera, que todavía hay más malas noticias

Como suele ser costumbre, cuando hay escasez de algo en el mercado, su costo aumenta, impactando de manera negativa en el precio final que el consumidor debe pagar. De momento, no parece que esto vaya a ocurrir con las consolas de videojuegos, principalmente Xbox y PlayStation, pero la situación podría cambiar.

El problema podría incluso ser peor si eres un usuario de PC gaming, pues la escasez de chips y tarjetas gráficas de gama alta se ve agravada por el auge en la minería de criptomonedas.

Las criptomonedas llegaron para quedarse.
¿Eso es bueno o malo?

Actualmente hay varias entidades e individuos que se dedican a esta actividad, ya sea de manera legal o no, y claro, su acaparamiento para estos fines encarece aún más estos componentes. Por si fuera poco, ya existe un virus diseñado para minar criptomonedas del que podrías infectarte descargando versiones gratuitas de videojuegos.

Como puedes notar, el panorama no parece ser muy alentador a corto plazo. Pero si vemos el lado positivo, esto no ha detenido a la industria del videojuego en general, cuando mucho, ha conseguido refrenarla un poco.

¿Qué piensas de esta situación? ¿Te afecta de alguna manera, o por el contrario, crees que te da más tiempo para ahorrar y así hacerte con un nueva consola, PC o celular? Compártenos lo que piensas en los comentarios.

Comentarios

comments