Después de los primeros dos episodios de ‘The Rings of Power’ (que generaron una innecesaria controversia) sentaron una base sólida para la serie. ¿Pero qué ocurre con el tercer episodio?

Númenor, una isla que fue regalada por los Valar a los hombres más poderosos en recompensa por haber soportado a Morgoth


Y es que nos queda claro que se va a tomar su tiempo para ir construyendo sobre un delicado equilibrio entre la historia ya escrita y la historia novedosa que piensan contar. El problema que puedo notar más claramente es que no tienen mucha prisa por llegar a sus puntos fuertes, pero a la vez tampoco pareciera que tienen intención alguna de darle una explicación llamativa a la audiencia que no sepa ni papa de lo que está ocurriendo en pantalla.

Si están disfrutando la serie inténtenlo. Inviten a alguien que no conozca nada, y verán que tarde o temprano preguntarán “¿Qué o quién, o como?” de algo, y lo más probable es que ustedes le estarán intentando explicar cualquier cosa para no perder su atención. Quisiera añadir como recomendación un par de videos de CGP Grey que de manera breve (y con subtítulos para quien necesite) explica el fundamento de los personajes, así como del el conflicto que estamos viendo en la serie.

Elendir y Galadriel podrían ser grandes aliados.

Pero regresando a lo que vimos en el tercer episodio ya deja en claro el rumbo que seguirán, pero sobre todo el ritmo que llevará. Se nota aún más un deseo claro de hacer las cosas luzcan más hermosas tomando escenas estéticas que resaltan del resto, pues hay más cadencia a la hora de presentar los momentos estéticos con valor a la historia, gracias a escenas con pizcas de ‘ñoñes’ Tolkieniana que a muchos nos gusta, así como escenas de acción dinámicas que no se basan en solo darle vueltas a la cámara. La escena de Galadriel montada a caballo en cámara lenta, y con la sonrisa más grande que le hemos visto en este tiempo, es una de las cosas más bellas y bien cuidadas que han mostrado.

Para quien sabe reconocer parte de la trama, el que al fin podamos ver en pantalla a Numenor, la isla de la cinco puntas y tierra de humanos, es bellísimo gracias a paneos espectaculares.

Ya no esperaba volver a decir nada sobre el tema del ‘racismo’, sin embargo la propia serie trae a colación el tema mostrando como entre las especies existe un prejuicio, mostrando como los humanos simplemente rechazan a los elfos en cuanto notan sus orejas puntiagudas (de nuevo, la segregación en cualquier contexto lo fastidia todo).

Ni qué decir de las consecuencias que vimos como cliffhanger en el pasado episodio: Arondir siendo capturado por los orcos, darnos cuenta que es uno un batallón quienes están viviendo en los túneles, raptando a cuantos humanos y elfos puedan, esclavizándolos para construir lo que tarde o temprano será Mordor en todo su maligno esplendor.

Es aquí cuando se arman los golpes y se puede tanto ver la acción que ocurre, como entender qué es lo que está pasando en pantalla. Hasta ahora nadie estaba seguro si mostrarían sangre o gore (la muerte del primer troll a manos de Galadriel no pudo responder esta duda), pero ahora que los orcos liberaron al Warg, la brutalidad reluce en su esplendor cuando este mata sin miramientos a varios humanos y elfos por igual. Sangre, tripas, y mutilaciones son enfocadas en primer plano sin mermar o cambiar el tono general, siendo esto solo una forma de decirnos “cuando estás cosas pasen, pasarán”.

Presentación del Warg a punto de cenarse unos elfos

Tanto la ausencia de enanos, como la presentación de nuevos personajes humanos -guiño a Isildur para quienes le reconocen de Lord of the Rings– que aún faltan ver como desarrollan, aún arrastran a paso de caracol la trama de los Pelosos con su gigante vagabundo (¡ya digan si es Gandalf o uno de los magos azules, por dios!). Cuando se están contando varias tramas a la vez ocurre lo inevitable que es que unas definitivamente van a languidecer del resto.

Sea como cada persona esté percibiendo esta serie, creo podemos coincidir en que “Ya hay más de Tolkien para el mundo”, con todos esos nombres, lugares, y situaciones que quedaron fuera de las películas. Dejemos de mordernos los pies en miniedades, y disfrutemos de una serie que parecía que jamás iba a ocurrir.

La reina Tar-Míriel, regente en Numenor. Aparte de caer mal habrá que esperar a ver qué hace.

Cuidado, Teoría Spoiler:

Halbrand es muy probable que se convierta en el Rey Brujo de Angmar, o ya de plano sea Sauron. Guarden este asunción mía para cuando la serie tome otro rumbo y se puedan burlar de mí.

Comentarios

comments