La tendencia de lucrar con el cuerpo no es una novedad y Twitch ha descubierto cómo hacerlo de la manera más hipócrita y diplomática posible.

La plataforma de streaming se ha aprovechado de esa línea implícita que existe entre ser visto como una persona “sexy” y crear contenido sexualmente sugerente.

Twitch Hot Tub

Bajo esta premisa, ha creado una nueva categoría en la plataforma llamada “HOT TUB”, en donde las mujeres (y hombres si así lo desean), pueden mostrarse usando bikinis, en bañeras inflables (dentro o fuera de cuartos cerrados al parecer), en piscinas o en un entorno “ad hoc a su vestimenta“.

Twitch Hot Tube category

Se han aprovechado de la ausencia de reglamentación que ellos mismos tienen en su plataforma para seguir monetizando con lo que más vende, pero está vez, de manera “políticamente correcta“.

De la censura a la hipocresía de Twitch

Para los que no estén informados, Twitch es una plataforma de streaming, originalmente para contenido de gaming, que tiene lineamientos muy estrictos con respecto al contenido que se genera.

Podría comenzar una interminable lista de creadoras de contenido que han sido baneadas por usar escote, una blusa con transparencias, o una prenda que, a saber de quién, es considerada como una incitación.

Ah, pero si eres una mujer de atributos notables es una incitación, de otro modo, no serías lo suficientemente sexualizable para ameritar una llamada de atención por parte de la plataforma.

¿Quién puede entonces y bajo qué directriz, dictaminar los límites o juzgar y castigar a una persona por su atractivo percibido? Pues Twitch y al parecer sin una línea clara ni reglas o justificaciones sobre el código de contenido en la plataforma.

¿Baneos por tener un cuerpo voluptuoso?

Aunque existen normas de conducta a seguir sobre contenido sexualmente sugerente, ser visto como sexy por otros, no va en contra de las normas de Twitch.

Bikini bueno, escote malo

Según la normativa de Twitch, un ban por contenido sexualmente sugerente se realiza de acuerdo a la vestimenta, al entorno, el comportamiento, los comentarios y la reacción al contenido, entre otras cosas.

Si ellos banean de acuerdo a la vestimenta, al entorno y la reacción de la audiencia, quiere decir que su lógica es la siguiente:

Una chica que transmite en bikini desde una alberca inflable, es un entorno correlativo y por ende, la opinión, los comentarios y la reacción al contenido será el adecuado porque no es, per se, contenido sexualmente sugerente, aunque la percepción dela audiencia sea la de estar viendo a alguien “sexy”.

En cambio, si usas un escote o una blusa con transparencias mientras estás en tu set-up jugando videojuegos, y tu audiencia te percibe como sexy, no estás siendo sexy por tu entorno sino por el contenido sugerente que estás haciendo…

En ambos casos es cuestión de perspectivas sobre lo que percibe la audiencia y Twitch sobre el creador de contenido.

La diferencia radica en que una de ellas, y de manera muy hipócrita, el contenido se puede monetizar de manera políticamente correcta para la plataforma.

Twitch siempre gana

Porque sí, aunque el o la creadora de contenido sea la que genera ganancias de ese material, Twitch es quien cobra una parte considerable del ingreso generado.

¿Y qué tipo de contenido creen que es el que siempre vende más? Así es… El que, por sus normas originales, no podían monetizar.

Parafraseando otro apartado de sus directrices estándar, en la plataforma no permiten que los streamers estén parcialmente desnudos, incluida la exhibición de genitales o nalgas, incluso si están cubiertos y sin importar el contexto.

Esto evidentemente ha tenido que ser adaptado a las nuevas normas de la categoría HOT TUB. Qué gran juez y jurado, ¿no?

¿Es entonces acerca de la vestimenta, de la persona o del entorno?

Inclusión y diversificación que riman con explotación

A Twitch se le ha reclamado en el pasado su falta de pautas sobre qué tipo de ropa está y no está permitida durante una transmisión para evitar baneos injustos y que las creadoras de contenido puedan vestir libremente y hacer, al mismo tiempo, “buen uso de la plataforma“.

Por supuesto, dichos lineamientos no existen, pero lo que sí existe ahora es la categoría HOT TUB.

Porque al parecer, era prioridad poner en “regla” cómo lucrar de manera aceptable y razonable (para ellos) este tipo de contenidos antes de atender el resto de sus vacíos normativos.

Ellos lo llaman inclusión de intereses y diversificación de contenidos, porque nadie merece ser acosado por el contenido que elige transmitir, su apariencia o quiénes son. Yo lo llamo “lucro y explotación de oportunidades“.

— Ces Kriegsvogel

Comentarios

comments